Archivo de la etiqueta: Tlatelolco

Candidatos por el Parque

Queridos lectores.

Cómo saben, la petición iniciada por mi hace poco más de dos meses ha conseguido ya más de 88,000 firmas en la plataforma de change.org

Hemos conseguido ir al senado de la republica a entregar nuestras firmas al senador Mario Delgado  y además el gobierno federal, ha anunciado que el predio, que hoy ocupa el Campo Militar 1F no será puesto a la venta en un corto plazo.

Sin embargo, no hemos conseguido una victoria, la cual, considero, solo alcanzaremos en el momento en que se declare toda la zona un Parque Nacional o al menos un Área Natural Protegida y todos los ciudadanos entremos a disfrutarla y a aprovecharla.

Para conseguirlo hemos cambiado al destinatario original de la petición, del Secretario de Hacienda qué es el que autorizaría la venta del predio, a el Presidente de la Republica, Enrique Peña Nieto que estará en el cargo hasta el 1 de diciembre de 2018.

Con la finalidad de darle más trascendencia a la petición y para lograr compromisos por parte de los candidatos que actualmente están en campaña, me decidí a encontrar apoyo en los candidatos a Jefa o Jefe de Gobierno de la Ciudad de México en donde esta ubicado el predio.

A través de una amiga, invite a la candidata Mariana Boy del partido “Verde ecologista” a apoyarnos y me comunicaron que la candidata había aceptado encantada, así que cancele un par de compromisos y fui a encontrarme con ella en el Parque Lincoln en Polanco el martes 29 de mayo.

Mariana llego y me pidió que le contara acerca de nuestra petición, le platiqué todo y al terminar se detuvo para decirme que tenia que hacer una consulta. Después de escribir y recibir algunos mensajes de texto, me dijo que no podría apoyarnos. Sorprendido y verde sin comillas pero del coraje, le pregunte la razón.

Mariana Boy me contesto que no podía apoyarme, ya que la petición iba dirigida al presidente de México y su partido es su socio en las elecciones federales.

Replique diciendo que lo que le pedimos al presidente es un parque y no la aparición con vida de miles de desaparecidos, lo cual también habría que exigírselo, pero mis palabras fueron en vano.

Sumamente molesto, me fui con la idea fija de conseguir que los demás candidatos, si apoyen nuestra petición. Entonces recordé que mi amigo Inti Cordera, director del festival de cine DocsMX, es muy cercano a Marco Rascón el candidato del Partido Humanista. Hable con Inti por teléfono y justo me comento que Marco haría una comida con todos los candidatos el viernes 1 de junio, con el fin de conseguir consensos, coincidencias y propuestas para la ciudad.

Le pedí a Inti que me consiguiera de favor un boleto de entrada al evento.

Un día después Inti me confirmó que me había conseguido dos entradas, por lo que invite a Leticia Floresmeyer de Change México a venir también.

El viernes salí de la Universidad Iberoamericana para llegar al famoso Salón Los Ángeles en la popular Colonia Guerrero.

Al trasbordar en Metro Balderas me encontré con la estatua de una leyenda del Rock Mexicano, que seguramente hubiera apoyado nuestra petición, así que le puse mi cartulina a Rockdrigo Gonzáles  y le pedí una foto a un amable transeúnte.

 

img_20180601_133548088_hdr895387192.jpg

 

Atravesé caminando Tlatelolco en medio de un sol potente, hasta llegar al legendario salón de baile.

Salón Los Angeles

Mientras la música de danzón de una pequeña orquesta animaba el evento llegue a mi mesa asignada y ahí estaban los Súper Cívicos, a los cuales admiro montones y fueron los primeros en sumarse a nuestra petición.

S Civicos

Comimos entre risas y deliciosos sabores del centro de la ciudad. Entonces Leticia y yo, fuimos a buscar candidatos y la primera que nos encontramos fue a Alejandra Barrales de los partidos PAN, PRD y Movimiento Ciudadano. Al contarle de que se trataba, sin dudarlo decidió apoyarnos.

 

Barrales

 

Seguimos nuestra caminata y nos encontramos con Marco Rascón, nuestro anfitrión.

Marco Rascon

Marco nos conto que  fue preso político en enero de 1972 y precisamente lo encerraron en el Campo Militar F1, en donde sufrió vejaciones y tortura, por lo que convertir ese lugar en un parque para todos, sería una reivindicación y sublimación del oscuro pasado del sitio.

 

Emocionados, pedimos su apoyo también a Jesús Ochoa, el admirado actor de cine que participaba como presentador del evento.

Jesus Ochoa

En ese momento fuimos envueltos en una marea de periodistas y no nos pudimos acercar a las otras dos candidatas asistentes.

 

Ya casi al finalizar el evento, el histórico político mexicano y principal precursor de la democracia en el país, Ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, me regaló esta gran fotografía.

C CArdenas

Animados y felices terminamos de comer, muy agradecidos con Marco Rascón también conocido como Súper Barrio por la invitación. Nunca mejor aplicado el dicho: quién no conoce el Salón los Ángeles, no conoce México.

Ya que Mike Arriola Candidato del PRI, es del partido del presidente y seguramente le dará mucha pena molestar a su jefe, el apoyo que ahora queremos conseguir es el de Claudia Sheinbaum, candidata de MORENA y la que además, al día de hoy lidera las encuestas de la elección.

Así que si alguien la conoce, no dude en invitarla a colaborar con nosotros en la construcción y conservación de las áreas verdes que tanta falta nos hacen a todos.

Por lo demás, invitados todos a firmar y compartir, estoy seguro que lo podemos conseguir.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

El Abuelo Que Se Volvió Grinberg

Queridos lectores, se que consideran que debí haber empezado por aquí, pero pienso que no hubiera sido interesante. Hoy por hoy mi familia solo es una más de las de tipo extraño que abundan por ahí. Es más, tal como están las cosas, ya tener una familia, sea como sea está, es ganancia. Así que, sin darle mayor importancia empecé a contar de todos usando sus nombres, sus diminutivos y sus sobre nombres, con lo que comprendo la confusión general.

Voy a empezar entonces por relatar la historia de la familia desde mi punto de vista y guiado por la línea familiar Grinberg remontándome lo más posible en el pasado.

Así hacemos un mapa para comprender mejor a los múltiples personajes del blog.

Yosomos también lo que llevamos en la mochila del pasado. Dentro cargas pesadas y ligeras viajan de generación en generación y casi sin darnos cuenta vamos dejando por el camino, como si fueran una señal, parte del contenido y así mismo metemos cosas nuevas o prestadas por el viento de los lugares en donde andamos y que se vuelven parte de la mochila, que a su vez pasamos a nuestros hijos, amores, amigos, lectores…

El Abuelo Que Se Volvió Grinberg

Mi abuelo Samuel David Warshavsky nació en un pequeño pueblo cercano a Varsovia de nombre Sokoloff Podliansky. Hijo de un rabino estudioso y escritor de libros de comentarios de las escrituras, decidió dedicarse a los negocios, abriendo una peletería en el pueblo.

Con los años se caso y tuvo cuatro hijos, el único varón fue mi padre Abraham.

A mi abuelo le empezó a ir muy bien, tanto que los recaudadores de impuestos polacos no le quitaban el ojo de encima, hasta que lo obligaron a pagar una suma que no tenía y como no la pagaba, las autoridades le denegaron el permiso para poder sacar un pasaporte para él y su familia, de esta forma se aseguraban de que no dejaría el país.

Así las cosas, una mañana leyendo el diario en Yiddish que se editaba en el pueblo, mi abuelo se encontró con un anuncio sorprendente:

“México, país americano con las mejores oportunidades, abre sus puertas a la emigración europea. Especialmente son bienvenidas las familias judías

Firma: Plutarco Elías Calles. Presidente de los Estados Unidos Mexicanos”

Mi abuelo leyó una y otra vez el anuncio.

–       ¡ Hay un país en el mundo que quiere a los judíos y no solo a los que ya viven ahí, si no a los de Europa, a los de Polonia, a los de Sokoloff Podliansky, es decir a mi y a mi familia. !

Estaba claro, tenían que emigrar al paraíso terrenal. Pero ¿Cómo?

Les habían quitado el permiso para sacar el pasaporte y no podían salir de Polonia. La cabeza de mi abuelo daba vueltas y vueltas hasta que entro un vecino a la tienda.

–       Samuel David, se murió tu tocayo Grinberg,  el pobre hombre, quince años enfermo y nadie quién le llore, cierra, cierra, vamos al entierro.

Mi abuelo bajo la cortina de la tienda y salio a acompañar al cortejo. Luego del entierro ofreció su casa para rezar durante los siete días de luto y una vez concluidos, se ofreció también a hacerse cargo de los tramites de defunción.

Una mañana se levanto temprano para viajar a Varsovia y encargarse de todo el papeleo. Mas al bajarse del autobús que lo llevo a la capital, le vino repentinamente una idea a la mente.

Fue a retratarse, espero dos horas de revelado, pidió permiso para entrar al baño del estudio fotográfico, saco una pequeña navaja, tomo el pasaporte de Grinberg, le quito la foto y en su lugar puso la suya.

Salio al ajetreo de Varsovia. Se hablaba y se gritaba en Yiddish y Polaco por igual, se ofrecía pan de los pueblos cercanos, los anarquistas discutían con los comunistas, el teatro en Yiddish anunciaba un circo judío, música Kleismer sonaba a cambio de unas monedas y un profesor sentado en una banca ofrecía clases de Esperanto, el idioma de la paz.

Pero la mente de mi abuelo, recién autobautizado con un nuevo apellido, caminaba ya por las calles situadas a espaldas del Palacio Nacional, donde gobernaba el presidente Calles que había escrito aquella nota publicada en el diario local de su pueblo.

Y la familia llego a la capital mexicana en donde fueron muy felices, pero además, en donde se salvaron del asesinato masivo que dejo a aquel pueblo sin un solo judío y que, por si fuera poco, sepulto la tumba donde esta enterrado el Grinberg original, debajo de toneladas de basura.

Muchos años después, el heredero del Presidente Calles ordenaba disparar contra los estudiantes en la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco, la Ciudad de México celebraba los Juegos Olímpicos izando una bandera manchada de sangre y en un hospital de la Colonia Roma nacía un niño con los mismos nombres de su abuelo ya fallecido: Samuel David, mejor conocido como David o Dudi, para mi simplemente yo y que escribe estas palabras que ahora lees.