Archivo de la etiqueta: Literatura

Mi Cuerpo Desierto

Mi Cuerpo Desierto

Sube a mi cuerpo desierto

no te detengas hasta el oasis

aunque puedes rodear por las dunas

llenar tus ojos de sol

y mirar el espejismo

de tu propia libertad.

Sube a mi cuerpo desierto

bailando y cantando aleluya

como al templo del monte

a la pirámide del llano

como se sube a lo más alto

de tu propia piel.

Sube a mi cuerpo desierto

aquí estoy esperando hace siglos

a tus pies ensangrentados, a tu boca herida

convierte en hombre a esta estatua de sal

ensimismada por la falta de ti

Sube a mi cuerpo desierto

derrite lo que queda de dolor

mientras te amarras a la cuerda

que te guía por la tormenta de arena.

David Grinberg P 01 06 2015

Halo Solar

Conferencia Yosomos

Conferencia-David-Grinberg (3)-2

Queridos lectores:

Estoy feliz de haber sido Invitado por Cultura IMSS, para conversar sobre el libro y el blog Yosomos y charlar acerca de la auto publicación, los libros digitales  y la experiencia de compartir contenidos en linea.

Haciendo el honor de acompañarme, la poeta Ana de la Macorra.

Habrá venta y firma de libros.

Los esperamos el 25 de mayo a las 3:15 de la tarde en Avenida Reforma 476 en la Ciudad de México

Abrazos

Palabras de Luis Miguel Martínez

Queridos lectores:
Como saben el pasado 15 de enero presenté mi libro en la Universidad Iberoamericana.
Al principio del  académico acto, el Doctor Luis Miguel Martínez Cervantes leyó unas conmovedoras palabras que a continuación les comparto.
Luis Miguel te agradezco enormemente por la lectura que haces de mi libro y gracias también por todo tu apoyo para la difusión del mismo.
Gracias también a Ana de La Macorra por la belleza de las palabras que siguieron y que ya he compartido en una entrada anterior.

“Es liegt an uns, ob alles bleibt, wie es ist.
Es liegt an uns, ob sich was ändert in der Welt von heute.”

Hannelore Frank

“Muchos de nuestros pensamientos ni siquiera son nuestros
si no que provienen del colectivo,
porque existe una constante interacción entre todos los cerebros”

Jacobo Grinberg Zylberbaum

Santa Fe, Ciudad de México, año 15 del siglo veintuno (Anno Domini) …  año 5575 del ha’luach ha’ivri (Anno Mundi)

Querido Sr. Warshavsky,

Hace más de 85 años llegaste a estas tierras desde tu natal Skoloff Podliansky que está al cobijo de la Virgen de Chestojowa. Si bien, tú que acá fuiste el Polaco y allá el Judio, tal vez nunca imaginarías que uno de tus hijos, disfrutaría tanto de la vida académica, en los libros y en los salones de clase, como tu lo hiciste en la peletería de República del Salvador y en el frontenis.

Según cuenta tu hijo, los días apacibles en Sócrates 308 terminaban con la lectura de alguno de tus libros de la colección de ciencia ficción. Todos esos sueños marcianos, de invasiones extraterrestres y de viajes por las estrellas, algún día tendrían que reflejarse en lo que tu hijo escribiera.

Un buen día de invierno llegó a mi oficina, en el caos académico del departamento de comunicación, entre el diario antagonismo de la ciencia, la ingeniería y la palabra. Me entregó su libro y me dijo que quería presentarlo aquí mismo en la universidad.

Llegaron unas vacaciones, no sé si un puente ó sólo un fin de semana, pero sin haberlo pensado, este libro me acompañó a Acapulco –que no sabía habían disfrutado tanto en familia juntos tus hijos. Al alba, y viendo la bahía desde la terraza de mi cuarto de hotel, comencé a leerlo. Al principio me sonó a la cita de Hannelore Frank con la que comienzo esta carta.

“En nosotros queda, asegurar que todo esté como está
queda en nosotros, todo lo que hemos cambiado en el mundo de hoy.”

Comienza la historia con los pasos de David por las vías de Treblinka, donde hoy quedan unos sencillos bloques de concreto que nos recuerdan el odio y dolor que pasó por esa ruta. ¿Quién es David? ¿Cuántos David hay?

Entre sorbo y sorbo de café, llego a Samuel y la historia de la piel. Y me llaman mucho la atención esas palabras, “el mundo que conocemos se acabará, el dulce Yiddish, se dejará de pronunciar, nuestros hijos serán aniquilados” … aniquilados, me recuerda de nuevo las palabras de Hannelore Frank, todo está en nosotros.

Sigo leyendo … aunque llegó el tiempo de la fruta tropical, y el dolor con el que comienza el libro, me hace pensar en todo el dolor y sufrimiento que está en el origen de las historias de David. Aunque debo confesar, que al igual que el día que mi amigo Fernando – si el hijo pequeño de Doña Martina, nos presentó a David y a mi … fue raro, como el comienzo del libro. Luego, el primer día que escuché la historia de tu hijo, que está desaparecido y la idea del teatro cuántico, confirmé que en todo esto … lo grinbergiano podría y debería ser raro. Seguí con el libro … al ritmo de la papaya, la piña y la Sandía.

“Vienes y vas y luego regresas para volverte al DF” … casi como este año de mis viajes por el mundo … por momentos he pensado en la vida de los emigrados y aquellos que fueron desplazados por la guerra. Que suerte la de tus hijos Abraham, de haber nacido en una tierra como esta, fértil y próspera en todo.

Página 33 … el barrendero, el ombligo y los prepucios y riñones que lo acompañaban. Que recuerdos de los tiraderos de basura a los que llegamos los “nuevos colonizadores de Santa Fe”, aquellos que teníamos miedo de los panchitos y de salir tarde porque no había iluminación en la ZEDEC, como bien le decían a la Zona de Desarrollo Controlado de Santa Fe . Casi como emigrados pasábamos por un Treblinka urbano, sin embargo cada noche regresabas a tu zona de confort, con una buena dosis de realidad.

David nos cuenta en una mezcla de realidad y ficción el paso por un viaje, por la vida de David, Samuel, Jacobo, David – fuera del libro y varios Pe, estas migraciones entre la realidad cruel y dura, la fantasía y ficción reconfortante, y la grinbergialidad de una escritura casi cuántica como su famoso teatro. Pequeñas piezas, que seguramente fueron escritas en ese viaje donde fue a dejar piedras al cementerio de los Warshavsky.

Me pregunto si Rock Hudson y Liz Taylor que anduvieron en estos lugares, habrán desayunado unos huevos motuleños que me acompañan en la lectura, con el arrullo del vaivén de las olas que no se alcanzan a oir en la montaña cerca de la Escénica. Jacobo y el viaje al encuentro del Buda, contado desde Tel Aviv. Tajine y jumus. El recuerdo de una madre que abraza a un bebe y la dichosa fórmula Suiza hecha en Lerma. Sigue el viaje, hacia el final de esa vacación, puente o fin de semana que me supieron a gloria. Termino la lectura, con el recuerdo de Ur de los Caldeos, de Treblinka … y la duda ¿hay banquetes para festejar el Bar Mitzvah?

Hoy, tu hijo me invitó a comentar su libro. Para nosotros los académicos, los hombres y mujeres de los libros, es como un festejo. Nos deleitamos –como en el Banquete de Platón, de la alegoría del saber, de acompañar al autor en sus ideas hechas letras y palabras. Y en una euforia muy particular, invitamos a los que comparten estas paredes a leer, por qué si no leemos no escribimos y nuestras historias se pueden perder y derretirse como los copos de nieve que en el deshielo polaco dejan de cubrir las piedras perpetuas en Treblinka para recordarnos el pasado.

Así pues, Abraham … tu hijo no solo sabe hacer hombres, como le dijiste, … sabe preparar hombres y mujeres para los demás … y también Abraham … tu pequeño David, sabe escribir libros.

Shalom

רעסט אברהם, דוד איז אַ גוט שרייַבער.

Luis Miguel Martínez Cervantes.

15 de enero de 2015

2015-01-15 Ibero

Ibero 15 enero 2015

Presentación Libro Yosomos en la Ibero

Queridos lectores:

Comenzamos el 2015 con la presentación en la Universidad Iberoamericana del libro Yosomos y  están todos invitados

Haciendo el honor de acompañarme en la mesa contaremos con la presencia de  la poetisa Ana de la Macorra y el Doctor Luis Miguel Martínez.

Al finalizar se venderá el libro impreso y tendremos un brindis.

La cita es a las 6 PM el jueves 15 de enero de 2015 en el aula Ángel Palerm Vich

Universidad Iberoamericana Ciudad de México. Prolongación Paseo de la Reforma 880, Lomas de Santa Fe, México, C.P. 01219, Distrito Federal.

Yosomos Portada

Pide tu ejemplar haciendo clic acá:

Libro Yosomos

Presentación del libro Yosomos en Tlaxcala

Queridos lectores:

Este viernes 10 de octubre de 2014 a las 6:00 de la tarde en la Librería Xadani ubicada en el Libramiento Instituto Politécnico Nacional KM 1.4 en la ciudad de Tlaxcala, tendré el gusto de presentar mi libro.

Haciendo el honor de acompañarme en la mesa, contaremos con la presencia del Maestro José Arellano y de la escritora Ana de la Macorra Apellániz, a los cuales agradezco su calurosa participación y apoyo.

Los invito con todo gusto a compartir con nosotros esta alegría.

David Grinberg

Yosomos Portada

Yosomos el libro ya en papel.

image

Para los amigos de los libros objeto,  les comparto que en http://www.amazon.com pueden conseguir su libro impreso con envíos para todo el mundo. Aquí les dejo el enlace directo https://www.createspace.com/4826994
Abrazos para tod@s

Lanzamiento del Libro Yosomos

Yosomos Portada

Mis querid@s lector@s:

Les comparto con gran emoción que ya esta listo el libro Yosomos en papel y en formato digital.

Ya que es un libro que toma su inspiración y título de nuestro blog, me pareció natural comenzar a distribuirlo desde una plataforma en linea.

Aquí les dejo el enlace a la tienda de Amazon en donde pueden adquirirlo:

Yosomos

Gracias a Mónica Schapira por la corrección de estilo.

Abrazos

Descripción del libro:

En el ejercicio de entender la individualidad como algo colectivo y atemporal fueron surgiendo estas historias que hoy, querido lector, tienes en tus manos.

Invente la palabra Yosomos para mi blog http://www.yosomos.com porque resume la idea de que estamos conformados por muchos yos, entre ellos los que hemos sido y los que nos rodean con nombres diferentes al nuestro.

Yos todos, que gracias a la experiencia de vivir vamos incorporando a nuestro ser hasta que ya no distinguimos la separación.

Este libro no se podría llamar diferente y al igual que la bitácora nace primero en Internet. La red de redes sirve como metáfora de la interconexión y la no localidad de la conciencia humana.

Buena lectura, buen viaje.

Les dejo también la primera reseña escrita por Amira Valle

5 Estrellas

Formato: Edición Kindle
Este libro invita a releerlo para poder apreciar toda la riqueza de la prosa, ya que no es solamente la idea y el concepto que presenta, sino también todas las sutilezas y la riqueza del lenguaje que nos ofrece en cada oración.
Nos presenta la propuesta de que Dios está en cada uno de nosotros, que nosotros somos y fomamos parte de esta divinidad, la cual no es exclusiva de ninguna religión. Esta idea es completamente compatible con la propuesta budista de que todos tenemos la naturaleza búdica dentro de nosotros y que nuestro objetivo es actualizarla, aunque es una propuesta sumamente radical desde el punto de vista judeo-cristiano, muy valientemente expresada en labios de otros grandes sabios, como el rabino Samuel, de la tierra natal de tus ancestros.
A través de cada uno de los personajes y la intimidad que nos ofrece a través de Pe, el autor nos da una gran cercanía; como estar hablando con un viejo amigo de toda la vida.
Dentro de cada personaje, nos presenta una gran riqueza histórica, filosófica y poética, en frases que pueden pasar desapercibidas en una primera lectura.
Podemos realmente vivir como nuestras la herencia judía y árabe, mezclada con la coincidencia de nacer en un momento histórico tan controvertido e intenso en México. Toda esta herencia conjugada en el nacimiento de Pe, no pueden más que aportar este caleidoscopio através del cual cuestionar la naturaleza de nuestra existencia, a través del cual te haces las preguntas más profundas y trascendentes que todos nos hemos hecho alguna vez ¿quiénes somos? ¿cuál es nuestro lugar en el universo? ¿cuál es nuestro propósito en esta existencia?
La respuesta que nos presenta David Grinberg, “Yo somos”, es clara y artísticamente presentada.

Entrevista con David Grinberg

Entrevista con David Grinberg

Por Aurora Quiroz

Esta entrevista forma parte de mi proyecto sobre Teatro y Psicología Sistémica, titulado: “La Narrativa del cambio en el fenómeno teatral, una mirada sistémica.”

Nota: Me reuní con David Grinberg el pasado jueves 6 de septiembre del 2012 para conversar sobre su visión del teatro, su proyecto titulado “Teatro Cuántico” y su trabajo en “Rolando Roles El Teatro de la Transformación”. Mi grabadora falló desde el inicio de nuestra conversación, por lo que tomé notas. Debo señalar que este factor modifica la forma de presentar la información, ya que no es una transcripción, sino más bien un escrito de mi comprensión de nuestra platica. Incluyó citas textuales de David Grinberg, las cuales espero no haber sacado del contexto en las que David las planteó originalmente.

Comenzamos a conversar sobre las actividades que realiza actualmente, David imparte clases a nivel licenciatura en la Universidad Iberoamericana, en las carreras de Comunicación y Letras. Así mismo imparte talleres sobre Teatro Cuántico, concepto desarrollado por él, a diversas poblaciones,  me platicó sobre un taller que impartió recientemente a maestros de secundaria y primaria (100 maestros) sobre Teatro Cuántico con objetivos pedagógicos.  Adicionalmente forma parte del proyecto  Rolando Roles El Teatro de la Transformación,  el cual  desarrolló junto con otros profesionales de las artes escénicas e imparten en la delegación Coyoacán, en la Casa de Cultura, a población abierta y en el Centro de Integración Juvenil de Coyoacán a jóvenes en proceso de rehabilitación de adicciones.

Le pregunté sobre su formación, me interesaba saber cuál fue el camino que llevó a David a desarrollar un proyecto como el Teatro Cuántico y el interés de compartirlo con distintas poblaciones.  David, pacientemente y con buen humor me cuenta que estudió comunicación en la Universidad Iberoamericana, realizó especialidad en cine, industria en la que se desarrolló durante un tiempo antes de dedicarse a la televisión durante más de diez años.  Laboró en Canal Once donde  realizó el programa para niños BizBirije y Mi gran amigo, también en TV Azteca donde realizó el programa para niños El club Disney.  Trabajó en Argos, junto con Epigmenio Ibarra en el desarrollo de varios proyectos. Más adelante curso la maestría en Artes Escénicas, en España,  en la Universidad Autónoma de Barcelona en un programa conjunto con el  Instituto del Teatro de Barcelona.

Le pregunté como fue el desarrollo de Rolando Roles el Teatro de la Transformación, propuesta que junto con varios colegas llevan a cabo en la Delegación Coyoacán. David me cuenta que fue a través de su blog http://www.yosomos.com, que Laura Esquivel lo contacto en el 2009, ella entonces era Directora de Cultura de la Delegación Coyoacán.  David inició http://www.yosomos.com en España, como una forma de comunicar su visión del  teatro y las artes, contaba con  bastantes seguidores en España así como en México y actualmente continúa.    David identifica a http://www.yosomos.com como uno de sus proyectos más relevantes,  en  sus palabras “le cambio la vida”. Con el impulso de Laura Esquivel,  la cual para David es una convencida de que el arte y cultura cambian  la vida, desarrollan, junto con colegas de las artes escénicas Rolando Roles El Teatro de la Transformación, proyecto que acerca  el  teatro a distintas poblaciones.

David me comentó los proyectos que previamente Laura Esquivel desarrolló; Huertos Urbanos dentro del programa Ecobarrio, un programa que apunta a la sustentabilidad en las comunidades de Coyoacán para producir alimentos el cual actualmente continúa sin necesidad de fondos gubernamentales.  También Rolando Rolas proyecto dedicado a acercar la música a poblaciones marginadas además de un proyecto que acerca la literatura a las comunidades. David me explica que uno de los ejercicios que Laura Esquivel desarrollaba en este último proyecto, consistía en que las personas escribieran su “autobiografía hacia el futuro”, esto permite que las personas ubiquen sus sueños y anhelos. David me comentó al respecto, que una de las características de este tipo de trabajo escrito es que las personas escriben elementos positivos, vislumbran un futuro de mayor bienestar. David también me comentó que a la par de esto, surge la necesidad de crear una infraestructura (social y económica) la cual soporte la consecución de este futuro. Para David el arte brinda “esperanza, oportunidades”, y para él  lo más relevante del arte es  “lo que provoca en la gente”.

Más adelante le pedí a David me contará un poco sobre su experiencia y desarrollo en el teatro, me platicó su interés e incursión en el teatro de ciencia ficción desde hace años, en un inicio me costó trabajo entender el concepto, pero David me explicó, que el teatro de ciencia ficción no tiene que ver con los efectos especiales ni la parafernalia, sino más bien, por lo que entendí, con la esencia humana, sus anhelos y esperanzas. David me explicó que su trabajo profesional lo alimenta de diversas disciplinas, por lo que no se adscribe a una corriente o teoría teatral única, “me interesa quedarme en un teatro interdisciplinario”.

Al preguntarle como fue que desarrolló el concepto y el proyecto de Teatro Cuántico, David me explicó, que tiene alrededor de tres años y necesitó sumergirse de lleno en el estudio de textos sobre la teoría de la física cuántica para poder vincularlos con su visión del teatro.  Así mismo, le pregunté cuál es su visión de la identidad, en específico, en el Teatro Cuántico.  David considera la existencia de  un yo no local, concepto que entiendo retoma de la física cuántica y de los estudios de Jacobo Grinberg Z.  David me explica, “puedes entenderlo como un yo no local ubicado en el campo de Higgs, el inconsciente colectivo de Jung, la lattice del espacio tiempo o como quieras llamar a aquella red invisible”, continúa explicándome, y lo escribo en mis palabras en la esperanza de no deformar demasiado la idea que David trató de transmitirme, el yo no local interactúa con una red, en la que estamos todos de alguna forma vinculados, conectados como seres pensantes y concientes,  involucra lo colectivo, un “yosomos”.  David  me dice, es un “yo que está en todos lados…por eso el llamar a mi blog yosomos, no es una contradicción”. David continúa y me cuenta que “la conciencia es difícil de explicar, me valgo de la física cuántica, pero puedes  valerte del reiki también”  agrega en tono respetuoso y apasionado. Para David, entiendo, cualquier marco con el que nos expliquemos las cosas es válido, para mi eso habla de una enorme flexibilidad y de pluralidad. Continuamos platicando y me explica que desde este yo no local  “puedes trabajar contigo a nivel individual tus anhelos, objetivos, posibilidades” para de ahí moverte a una colectividad y construir paz,  en palabras de David “paz es lo que más necesitamos en México”.  Me explica que es posible no sólo impactar en un nivel individual sino también colectivo a través de las artes y del teatro. “Tenemos que reconstruir la confianza, las relaciones con el poder, las relaciones con los demás, la relación con el capitalismo, estamos a sus pies, debería ser al revés”.  Nos quedamos callados un momento.  David continúa y me dice que antes, la paz era de lo poco bueno que teníamos en México y actualmente ni siquiera eso tenemos.  Asiento con la cabeza, coincido con él.

Le pregunté cómo entiende él, que el arte sea capaz de transformar, él me dice que “el arte escénico es efímero pero queda el testimonio” y continúa “el arte ya es un mensaje en sí mismo” por ejemplo “si tú haces un testimonio del taller [Rolando Roles] el testimonio queda”. Me cuenta la historia del diario de Ana Frank, sobre la segunda guerra mundial, sobre el testimonio que ella dejó del genocidio. También me cuenta sus reflexiones sobre la presentación de un libro a la que asistió recientemente recientementever  a vernos y quiar, isia conceptos claves conozco al respecto como la pelicula ia posible volver  a vernos y qu sobre testimonios de mujeres sicarias. El me comparte las siguientes preguntas “frente al horror  ¿qué tiene que decir la belleza? ¿cómo el arte narra lo horrible?”. David continúa explicándome lo esencial de hacer un testimonio de la vida, a través del arte o de otros medios y cita a Gabriel García Márquez  “lo que no se cuenta en la cocina, no existe”.  Lo que entiendo es, que para David el arte, el teatro es la oportunidad de contar y dejar testimonio de la vida, de lo bello y sí, también de lo horrible.

Le pregunté también, cómo es para él trabajar en Teatro Cuántico con tan diversas poblaciones y que lo motivó.  David contesta, “creo hay muchas formas de ayudar”. Le pregunté como surgió ese deseo de ayudar y él me contestó, “bueno sabes, creo que es más, el deseo de compartir”. Me cuenta que desde niño, fue su hermano Jacobo Grinberg,  quien  le enseño a compartir, “Jacobo me enseño a manejar (coche), a meditar y a leer con las manos,  él me enseño a compartir”. Para David el Teatro Cuántico también es un homenaje a la investigación científica de su hermano, “porque él [Jacobo Grinberg] era un investigador sobresaliente en todos los sentidos ”.

Con esto concluimos nuestra charla, porque ya son las cuatro de la tarde y  se nos ocurrió que podíamos alcanzar a Gabriel, Nicolás, Luisa y Elena, colegas de David en Rolando Roles,  en la sesión semanal del proyecto que estaban impartiendo a unas cuadras de donde nos encontrábamos platicando. Le agradecí a David su tiempo y paciencia para explicarme conceptos  e ideas y le pregunté si sería posible volver  a vernos  para una segunda charla en la que me aseguraré que mi grabadora no falle, el me dice sonriendo que sí.

David tiene varios proyectos en puerta con los cuales seguirá creando y dejando testimonio de la vida,  entre ellos escribir un libro sobre su idea de Yosomos y  montar una obra de teatro de ciencia ficción.

Carlos Fuentes en Tel Aviv

Estudiaba Cine y Televisión en la Universidad de Tel Aviv en 1990 y una de las materias que llevaba se llamaba “Introducción al Cuento”.

Durante el semestre, leíamos y analizábamos a profundidad la obra de los mejores cuentistas del mundo. La última lectura del ciclo estaba dedicada al mejor cuento escrito hasta entonces según mi profesor. Se trataba de Aura de Carlos Fuentes. Mi maestro se daba la licencia de considerar la novela corta publicada en 1962 como un cuento y nos encargo su lectura.

Unos meses antes había releído Aura, tan solo por placer y había dejado mi libro en México. Corrí a la biblioteca a buscar un ejemplar y por supuesto había cuatro copias, todas en hebreo. Al darme cuenta de que no tendría posibilidad de conseguir la novela en su idioma original, me arme de paciencia y comencé a leer a Fuentes de derecha a izquierda.

Fue increíble disfrutar de su estilo usando la segunda persona y de las direcciones de las calles de la Ciudad de México escritas en hebreo.

Mientras leía crecía mi admiración por el escritor mexicano, mientras me hacia consciente del alcance de su literatura.

No he leído un cuento o novela corta mejor que Aura. Y de las veces que la he leído, la mejor fue cuando no pude abrir sus paginas en el idioma que comparto con el escritor.

Gracias Carlos Fuentes

Pe y el Pacto

Pe y el Pacto

(Personaje 4ª parte)

Al abrir tus ojos querido Pe alcanzas a percibir el sol colándose por la ventana a través de las hojas del árbol de aguacate que escala hasta tu cuarto. Todavía no puedes distinguir las formas pero tus retinas sienten la luz y el azul con el que están pintadas todas las paredes.

Aunque te sientes bien en tu casa, lloras pidiendo comida, tu mamá llega rápidamente para darte la botella con la formula de un conocido laboratorio internacional. Sobre sus piernas disfrutas el liquido caliente y esperas tu canción en francés -quizás hoy toca la de la pequeña marioneta que es tu preferida – pero a cambio de eso sientes lagrimas saladas que caen justo en el chupón de la botella mezclándose con la formula.

Tu mamá no canta. Hoy llora y te lleva con ella al piso de abajo en dónde escuchas ruidos de mesas y sillas moviéndose, de platos lavándose y a tu abuela Alice dando ordenes a tres cocineras, mientras con su dedo índice pone una kibe tras otra en una charola de la cual son llevadas al aceite hirviendo.

Pssssssss, suena cada vez que una kibe es sumergida.

Brrrrrr cada vez que prenden la licuadora con litros y litros de tajine y jumus.

Tu papá te besa mientras promete no tardarse en el frontenis, estará a tiempo para su quinta vez.

Huele a café turco y es el momento de desayunar roscas con mermelada de naranja hecha en casa.

Te acabas la botella y te abrigan aún más para llevarte al jardín.

Mientras desayunan las dos mujeres, tu escuchas a los pájaros que comparten tu aire y tu espacio.

Eructas al fin. Te cambian los pañales de tela y te vuelves a dormir.

Sueñas con el mar, las pequeñas gotas de lagrimas te llevan a la costa que aún no conoces y comienzas a flotar en el agua mecido por pequeñas olas, que se convierten en la ligera corriente de un río, aparece un palacio y una mujer desconocida te recoge en sus brazos.

–       En Egipto hacíamos los Brit Mila en la sinagoga más grande y hermosa de Alejandría, toda la comunidad venía con regalos a conocer al nuevo varón y a felicitar a los orgullosos padres. Dice tu abuela.

–       Es mejor en la casa. Dice tu madre – Así no se enfría el niño.

–       Pero en la sinagoga hay una silla gigante en donde se sienta el padrino.

–       Aquí hay otras costumbres, la circuncisión se hará sobre un cojín en la mesa.

–       No importa. Felicidades ya tienes tu primer hombre, estas cumpliendo el compromiso con tu pueblo y con tu familia. Voy a ver que no se les queme la comida.

Sueñas con escaleras que suben al cielo, con ángeles que pelean, con pirámides y sobre todo con el desierto. Sueñas con luces de aceite, con vino y con pan salpicado de sal.

Te despierta el ruido de una multitud que pronuncia al unísono las bendiciones.

Tu papá te toma de los brazos de tu mamá que se queda alejada de todo. Sientes que la hora esta cerca mientras atraviesas a todos los que ahora cantan con alegría.

Te ponen en la almohada y el Rabino Filer pronuncia las bendiciones mientras te da con su dedo unas gotas de vino.

Entonces sientes el bisturi en la punta del pene, duele, gritas, sangras y pierdes el sentido.

Cierras los ojos para soñar con persecuciones, incendios y guerras, has sido marcado para siempre igual que tus hermanos, tu padre, tu abuelo, tu bisabuelo y todos los varones de generaciones anteriores.

Tu padre Abraham llego a tiempo del deportivo para cumplir por quinta vez con el pacto de Abraham.

Tu mamá te toma de nuevo en sus brazos y mientras todos comen las delicias de tu abuela, te bebes entre sueños la formula suiza mezclada ahora también con tus lagrimas.