Archivo de la etiqueta: Carta

Geniofagia

Lector@s de Yosomos:

Es un honor para mi poder incluir estas palabras en la recién creada categoría “Cartas a Jacobo Grinberg”, es tan hermosa, poderosa y profunda que solo me queda recomendar su lectura. Gracias a Amira Valle por compartirnos sus pensamientos.

Un abrazo

Geniofagia


Escrito por Amira Valle

México, Mayo de 1995

A Jacobo Grinberg Zylberbaum

Si te reencarnas en hombre vuelve a reencarnar en ti

Que estamos cortos de genios. Eugenio Salvador Dalí.

José María Cano

Todavía nadie sabe dónde estás. Son ya más de seis meses desde que te fuiste, desde que la presión del mundo venció tú increíble fuerza vital.

Sabes, eres el genio que he tenido más cerca de mi.

Bueno… mi abuelo también fue un genio, ahora es sólo un anciano que decidió renunciar a la memoria para poder sobrevivir. Cuando el era joven en la cúspide de su carrera diplomática, siendo embajador de México en algún país, se atrevió a decir que el control natal era la única salida para la pobreza y la marginación en America Latina, eso fue todo…el increíble mecanismo de la Geniofagia entró en acción, lo demás es historia.

Hoy no he podido dejar de pensar en ti, pero no he podido llorar, después de todo no hay una tumba sobre la cual hacerlo. Más bien es como si mi corazón se fuera secando, arrugando, encogiendo; como si la misma presión que te alejo de nosotros estuviera ahora drenando mis entrañas y tengo rabia, mucha rabia.

No puedo creer que el mundo, de nuevo en el umbral del siglo XXI, haya acabado con otro de sus genios, con uno más que se atrevió a levantar su voz y su pluma contra el sistema enmohecido de la ciencia institucional.

Ha acabado ya con tantos de la misma manera: Cristo, Lennon, Mozart, Nietzsche, Van Gogh, Galileo, Juana de Arco, etc.,etc., etc. Con todos aquellos que tuvieron la osadía de salirse algún día de la pecera y verla desde afuera. Algo intolerable, inadmisible para una perfecta maquinaria en la que todos somos engranajes sin saberlo.

Si alguien logra salirse, ver desde fuera, se da cuenta de que este mecanismo no es más que una bomba de tiempo que lentamente va marcando los segundos. Pero no soportamos la denuncia, todos tenemos un buen papel en éste, marchamos bien. Cuando mucho, toleramos las demandas de justicia social, de democracia y alguno que otro grito ecologista: piezas aisladas que no funcionan como es debido, engranajes que hay que poner a punto para que la máquina perfecta siga funcionando.

Pero ¿Qué pasa con los genios? ¿Qué pasa con los que renuncian a ser engranajes para denunciar la falacia de la maquinaria perfecta?

¡ Intolerable, inadmisible! El sutil mecanismo de la Geniofagia se dispara automáticamente, hasta que logra sofocar la voz, apagar la luz, agotar la pluma.

Tú, Jacobo, gritaste y gritaste mucho: 56 libros escritos en tus menos de 50 años de vida.

Tuviste la osadía de desafiar a la ciencia, de cambiar su paradigma utilizando más metódica y minuciosamente que nadie “la herramienta”. El método científico fue escrupulosamente aplicado en todos tus experimentos, pero tus conclusiones… eso iba más allá de lo que muchos podían tolerar, más allá de lo que nadie se atrevía a admitir.

Porque el hecho de que somos mucho más que materia, la evidencia de que nuestras conciencias son mucho más que el resultado de interacciones bioquímicas y neurológicas, de que nuestro pensamientos pueden afectar al todo, que todas las mentes de todos los seres formamos parte activa de una Supraconciencia, de que nuestros cerebros se comunican de manera directa, de que los Chamanes si tienen poder y radica en los estados mentales que generan, en fin, todas las implicaciones de tu Teoría Sintérgica ¿Quién podía tolerar eso? ¿Quién podía permitir que cada vez más oídos escucharan tu voz en el desierto?

Porque de haberlo admitido, las bases de nuestra ciencia determinista, de la técnica, del dominio del hombre sobre la naturaleza, el paradigma sobre el cual descansa nuestra civilización actual, se verían cimbrados, el tapete se habría movido más allá de la cuenta.

El mecanismo se disparo irremediablemente. La Geneofagia, este canibalismo con el que la sociedad acaba con las mentes que brillan, una vez más, entro en acción.

Los miles de tentáculos empezaron a cerrarse, a presionar, a asfixiar una de las mentes más brillantes de este fin de milenio.

No sé qué paso de ti ¿Decidiste escapar y refugiarte más allá del pulpo gigante, dónde tu mente pueda seguir brillando, aunque nadie la vea? ¿ O tu corazón se cansó antes que tu voluntad y decidió descansar? ¿O te alcanzo el pulpo y te estranguló el cordón que te unía a la voz de los inmortales?

Son ya mas de seis meses desde que te fuiste. Nadie sabe dónde estás. Mi corazón está enjuto de dolor, pero no puedo llorar por ti que viviste como sólo los osados saben hacerlo. Lloro por el mundo, por todos nosotros, que estamos apagando las luces, que nos estamos quedando sin genios, que preferimos desconectar la radio antes de escuchar el mensaje, que permitimos que la bomba de tiempo siga funcionando como un mecanismo perfecto.

Y te extraño, te extraño tanto Jacobo ¿A dónde irá el laboratorio? ¿A dónde ira tu familia? ¿A dónde mi mente sin la guía de tu mente? ¿A dónde irá la humanidad sin hombres cómo tú?

“Si te reencarnas en hombre, vuelve a recargar en ti,

que estamos cortos de genios, queremos que estés aquí”

José María Cano

De Leah a Jacobo

1995, Jacobo llevaba entonces un año sin aparecer por su laboratorio en la Ciudad Universitaria. Ni su familia, ni sus amigos sabíamos nada de él, la policía no tenía ninguna pista que indicará que estuviera vivo, ni ningún cuerpo que reconocer.

Entonces una de sus colaboradoras más cercanas decide escribirle una carta, cómo no hay ninguna dirección a la cual enviarla, la guarda en un cajón…

Hoy en http://www.yosomos.com inauguramos una sección para escribirle al doctor Jacobo Grinberg Zylberbaum. Desgraciadamente no podemos garantizar que le llegaran nuestras palabras, pero al menos podemos compartirlas con las cada vez más mujeres y hombres que admiramos su obra científica y literaria  y a su persona.

Así que si quieres escribir o quieres buscar en tu cajón alguna carta que no supiste a que dirección dirigir, yosomos te invita a publicarla.

Y precisamente desempolvando aquella carta comenzamos:

A JACOBO GRINBERG-ZYLBERBAUM

A UNA VIDA DEDICADA A LA INVESTIGACION DEL CEREBRO Y LA CONSCIENCIA

Leah Bella Attie

México 1995

Hace ya un año que estas desaparecido y lloro por ti, lloro por mi y por la

ausencia y la incertidumbre.

Cuando uno escucha que hay personas “desaparecidas” es como si te contaran un

cuento de terror, tu mente y tu corazón no creen que pueda ser verdad y si lo fuera,

aseguras que nunca podría sucederte a ti, sin embargo, nos sucedió.

Les tengo que decir quien es Jacobo Grinberg porque cuando lo conozcan también

van a hablar de él. Para que esta tarea sea mas fácil (para mi por supuesto) imaginemos

que no es verdad que tiene ya un año desaparecido y hablemos en presente.

Jacobo es el personaje que mas admiro en mi vida. siempre tuvo el valor para

asumir el riesgo profesional de revelar resultados científicos nada ortodoxos a pesar de

aplicar el método científico rigurosamente en todas sus investigaciones, y si a alguien le consta es a mi. Es sorprendente como estando en el laboratorio le surgen ideas novedosas

que en un origen parecen de ciencia ficción, pero cuando menos me doy cuenta ya organizo su mente, ya soluciono el problema técnico, esta corriendo el experimento y

aparecen los resultados los cuales me dejan igual de sorprendida que el origen de la idea;

no me queda mas remedio que sonreír y seguir apoyando su loca mente que viaja a una

velocidad que no puedo ni podré alcanzar. Imagínate vivir así, es maravilloso, es una cascada  de ideas, teorías y sueños.

Te preguntarás: ¿Qué se le ocurría en esa mente? ¿De qué eran las investigaciones? Pero antes te cuento un poco de su historia. Toda su vida profesional adiestro su mente para pensar como científico, desconfiando  siempre de todo lo que no se pudiera comprobar con los métodos más ortodoxos. Sin embargo, vivió y estudió la sabiduría de los Chamanes de México durante años, y aquí es donde viene la dualidad ¿Cómo aplicar el método científico a las experiencias Chamánicas?  Te puedes volver loco pues la ciencia y la estadística se quedan cortas, no son suficientes.Aun así, realizaba los experimentos pertinentes e intentaba darles una explicación a lo que descubría buscando teorías y arriesgando su reputación profesional, desarrollando explicaciones alternativas y de vanguardia para explicar los eventos mentales.

Además tenia una pequeña cabaña en la que practicábamos Yoga, nos enseñaba a meditar, Dzogchen, Pranayamma, un sin fin de técnicas para conectar mente y cuerpo, para dejar que fluya la energía; que les puedo yo decir, el académico se convertía en nuestro maestro espiritual.

Al siguiente día nos sentábamos en el laboratorio frente a la computadora y una vez más tratábamos de dar explicaciones.

La vivencia de todas esta investigación incito a Jacobo a escribir la Teoría Sintérgica

(INPEC 1991) en donde intenta responder la interrogante de la creación de la experiencia

basándose en años dedicados a la investigación del cerebro y la conciencia.

Una lista de innumerables experimentos ocupaban nuestra mente diariamente: el Potencial Transferido, aumento de correlación interhemisférica, nanoestados mentales, curvatura de un rayo láser, correlación del EEG en relaciones humanas, entre muchos otros proyectos.

La gente escéptica considera imprudente anunciar o practicar ideas que no han sido

del todo demostradas. Estoy de acuerdo en no aceptar lo primero que se nos aparece, hay que ser críticos. Sin embargo, no hay que ser crédulos ni dejar de creer, simplemente hay que

demandar el control de nuevos datos y buscar nuevas verdades.

Desde el fondo de mi corazón espero que el legado que nos dejas, Doctor Jacobo Grinberg Zylberbaum, no quede en el olvido.

Yo, tu discípula, voy a hacer mi máximo esfuerzo.

Leah Bella Attie México 1995