Archivo de la etiqueta: Arturo Sosa

Un día a Consciencia

Un día a conciencia.

Por Arturo Sosa

Un día a conciencia es ver el mundo con ojos nuevos, maravillarse de las pequeñas cosas que nuestros sentido detectan, como si por primera vez las conociéramos, para apreciarlas como experiencias de vida que pueden dejar huella en nuestra conciencia.

El día de hoy me levanto y como la mayoría los días medito por una hora, dentro de  la meditación soy consciente de las ideas que llenan mi mente, hoy decido actuar distinto, me prometo dejar conscientemente de pensar en mis problemas o mis necesidades y solo seré una mente testigo, para darme cuenta de las situaciones que me rodean y de las personas con quien mi rumbo se cruza.

Después del baño, me visto, apresurando mi paso llego a mi automóvil, soy conciente por vez primera del olor que despiden las plantas, quienes agradecidas por haber recibido agua retribuyen de una manera increíble a los cuidados brindados, y mientras reciben los primeros rallos del sol iluminan mi primer recuerdo consciente del día.

Decido dejar mi automóvil en un estacionamiento para tener más tiempo libre de patrones automatizados, el conducir se compone en frenar y acelerar librar obstáculos, así como contenerte de no pelear con otros conductores; actividades que mediante la repetición se incorporan a los procesos inconscientes o automatizados y nos alejan de la conciencia de las situaciones de la vida cotidiana.

Tomo un transporte colectivo, me doy cuenta de que  la gente se preocupa por no estar en el aquí y el ahora, pareciera que es más importante tener la mirada fija en un punto cualquiera, sin importar donde, para que la mente vague por los pensamientos más dispares, meros cuerpos sin conciencia, miradas que te miran sin ver, perdidas en la profundidad de ideas  externas que automatizan los actos.

Llego al centro de la ciudad, a una calle donde venden equipos de computo y consumibles que mantienen funcionando la tecnología que define nuestra época, lugar donde la gente tiene un propósito, buscar aquel bien que necesita nuestro equipo de computo, pieza importante y canal de comunicación que nos mantiene alejados del contacto personal pero nos acerca al trato virtual, la comunicación por medio de las redes sociales donde estamos mejor informados de los sucesos o de la vida de la persona que viven del otro lado del mundo informático, que  la vida de nuestro vecino que se encuentra a unos pasos de nosotros.

Me llama la atención una mesa objeto de miradas intensas, a media banqueta estorbando el paso esta una persona diestra con las manos, con tres tapas que mueve de un lado a otro, ofrece duplicar el dinero siempre y cuando le digan donde quedo la bolita, asechando a incautos quienes movidos por el deseo de dinero rápido, entregan de la forma más rápida lo ganado por su trabajo.

Inmediatamente detecto a la persona que siempre gana, una mujer demasiado maquillada para ocultar los años que se han quedado grabados en su cara, tiempos tal vez de penurias que decidieron su actuar, también están dos personas que a la vez de seguir el juego pierden y ganan alternando un billete que se pasan entre ellos mano a mano, para evitar pérdidas, y quienes también se dedican a golpear para defender su modo de vida. Estas dos personas en particular huelen a alcohol rancio, muestran tatuajes en sus manos como trofeos y no ocultan la agresión rampante apenas contenida por el sopor provocado por dos días de ingestión etílica.

Al darse cuenta de que descubro su truco soy objeto de su atención, por lo que decido seguir mi camino, a veces es más seguro observar y seguir el camino.

Acudo a mis citas concertadas, consigo los precios de consumibles necesarios para perpetuar la supremacía de la tecnología, y terminando mi día me dispongo a regresar por  mi automóvil.

Regreso al transporte colectivo Metro, y al mismo tiempo dos mujeres jóvenes, aproximadamente de unos veinte años, se sientan frente a mí, la primera muy arreglada esta afanosamente dedicada a terminar su atuendo, con pinturas de labios y perfume no termina, porque al mirar su espejo siempre detecta algo más que arreglar, resultando en una nueva sesión de arreglo sin fin, la segunda esta arreglada sin más pretensiones que verse bien sin llegar a exagerar pero consciente de su juventud que le da frescura, están separadas, más que por cuatro bancas vacías, por su actitud frente a la vida.

Pasan dos estaciones, subiendo tres hombres jóvenes de unos dieciocho años, con apariencia de haber estado bajo un ejercicio extremo sudando copiosamente y con su cabello revuelto, tanto así que uno de ellos llama por celular pidiendo que tengan una toalla lista porque al parece olvido traerla para cumplir con su aseo, al principio se sentaron junto a la muchacha quien no se preocupaba mucho por su arreglo, ignorándoles sin más, consciente tal vez de su desarreglo pero sin tomarles en cuenta, solo tal vez un poco por el olor que despedían, pero sin hacerlo patente.

Los jóvenes inconscientemente, se alejaron de esta muchacha, tal vez de una manera automática, cambiando de asiento, la mujer quien estaba tan preocupada por su apariencia, cambio drásticamente su expresión al notar a estos jóvenes desaliñados, su cara se transformo en un rictus de disgusto, tratando por todos los medio de alejarse de estos tres entes que escapaban a su esquema mínimo de cortesía, tanto la mujer como los hombres no eran conscientes de los procesos automáticos que se reflejaban en su leguaje no verbal.

Los hombres habían terminado de entrenar fútbol americano  por eso el sudor era más que signo de disgusto una muestra de haber cumplido con los estandartes solicitados por el entrenador, donde sudor y dolor eran los componentes mínimos del entrenamiento, felices se acercaron a una mujer quien perfectamente maquillada y con olor a perfume, era agradable para ellos; La joven mujer en cambio dibujaba en su cara un disgusto extremo por estos hombres quienes le ofendían con su olor y su falta de aseo. Pero al no ser conscientes de estos procesos no actuaban respetando unos a otros. Para la joven mujer lo adecuado sería cambiar de asiento para alejarse, pero ello sería tomado como una falta de cortesía extrema por los muchachos. Una situación compleja y totalmente automática.

Seguí mi camino, consciente de cada paso que daba y de la respiración porque la mejor manera de estar aquí y ahora es el cuerpo, cuando la conciencia permea los procesos automáticos se convierte en un ancla para la presencia.

Nuevamente subí a un vagón del Metro, donde esta vez estaba más lleno de gente, casi al mismo tiempo otros tres muchachos jóvenes, subieron al vagón estos no llegarían a los dieciséis, se movían hablaban y actuaban de una manera impulsiva  demostrando como su cuerpo era un caldero de hormonas en ebullición.

En la siguiente estación una joven mujer de formas bien definidas con un gran escote y lentes negros subió al mismo vagón causando una reacción inmediata a estos tres jóvenes acercándose tratando de hacerse notar subiendo la voz y diciendo entre ellos para que la gente escuchara:

– ¿Y Chi Chocamos?

– Pos Chi Chocamos Que rico- le contestó otro, haciendo referencia al gran escote.

La joven muchacha sin hacerle caso les ignoró esperando con impaciencia que de una vez se bajaran del vagón.

En el mismo momento que estos tres jóvenes se bajaron una pareja subió, ella con ojos rojos y huellas en la cara de haber estado llorando, de no más de diecinueve años. El de treinta y tantos, tratando por todos los medios de alejarse de ella.

Acercándose para tal vez recibir un poco de consuelo de él, solo obtuvo un pañuelo y una palabras susurradas en baja voz, para alejarse y bajarse de inmediato dejando sola a esta joven mujer llorando sentada en el piso del vagón, sola y desamparada.

Mi atención se fijo en esta joven muchacha, y al ver que trataba de acercarme para preguntar si necesitaba algo, ella con mas vergüenza que desazón, se alejo de mi, tratando de ocultar sus lagrimas para pasar desapercibida, pareciera que nuevamente toda la gente fijaba su atención en un punto evitando ver y notar a las demás personas.

Quise decirle que no importaba que le hubiera sucedido que habían más cosas por reír que por llorar, que era muy joven para sufrir tanto pero todo ello quedo solo en mi mente, porque al notar que me había dado cuenta de que lloraba se bajo lo más pronto posible del vagón para evitar cualquier contacto o pregunta incomoda.

Al final del día me doy cuenta de que los jóvenes están más cerca de las emociones  y que la gente mayor ha perfeccionado la máscara de inconsciencia e ignorancia que le evita ser consciente del aquí y el ahora.

La juventud es una gran virtud, pero se cura o se empeora solo con los años….

Aprendizaje Significativo

Aprendizaje Significativo.

Hola lectores soy Arturo Sosa colaborador de yosomos.com y quiero compartir con ustedes un proyecto de aprendizaje significativo para conocer su opinión a través de sus comentarios.

Comienzo con una historia de mis días de estudiante:

En el primer día de clases, me encontraba sentado en una banca al frente. Cuando el profesor tomo un gis para comenzar a escribir se abrió la puerta del salón de golpe y alguien entro gritando como loco, vistiendo una camisa de fuerza. Sus brazos cruzados al frente y amarrados hacia atrás restringían su movimiento dandole un aspecto impresionante.

Vestía un pantalón de mezclilla, con el cabello largo y suelto que a veces no le permitía ver al frente y escondía su cara. Aunque lo que más destacaba era la camisa de fuerza, se sentía a gusto con ella sin oponerle resistencia. En el frente y en la espalda de la camisa estaban escritas con color rojo y en letras enormes: OCIO, PERESA, DEJADEZ y otras palabras que ya no recuerdo.

Apenas reponiéndonos de la sorpresa el profesor que se encontraba al frente le pregunto su nombre, a lo que este personaje le respondió que se llamaba Tomasito y que venía a tomar clases, por lo que el profesor le pidió que se sentara y que por favor no hiciera más ruido porque íbamos a empezar a estudiar, esta es una escuela y el estudio es cosa seria.

Tomasito, no podía estar quieto, hablaba sin parar, y quería que todo el salón se riera de sus ocurrencias. A pesar de estar amarrado, se las arreglaba para hacerse notar. El profesor un poco cansado le dijo que si quería le podía ayudar a quitarse la camisa de fuerza que tanto le molestaba, Tomasito al principio se negaba, porque decía que era más cómodo el quedarse como estaba, que ya la había tenido mucho tiempo y que si se la quitaba todos lo verían como realmente era, sintiéndose desnudo.

Tras mucho insistir Tomasito fue quitándose la camisa con ayuda. Poco a poco y quejándose mucho gritaba que sentía frío y que le dolía desprenderse de la coraza, no podía desprenderse por completo y estar libre de tantas tonterías que había cargado por  años.

Quienes presenciamos la escena estábamos completamente confundidos, nunca habíamos experimentado algo como esto ya que al quitarse Tomasito la camisa de fuerza parecía que realmente le doliera, como si se desprendiera de una segunda piel pegada al cuerpo.

Al final acomodándose la ropa, y recogiendo su cabello descubrimos que Tomasito era en realidad el profesor, y quien al principio tomamos como el profesor era un ayudante.

El profesor nos explico que Tomasito era una interpretación acerca de las ideas preconcebidas que limitan nuestro desarrollo académico, y nos invito a quitarnos nuestra propia camisa de fuerza, aquella que nos impide llegar al verdadero potencial de todos y cada uno de nosotros.

Este profesor realmente existe y a la fecha es un gran amigo mío, con el viví muchas experiencias significativas, que formaron mi pensar y me dieron la oportunidad de avanzar  en mi propio camino

¿Qué es un aprendizaje significativo?  Es aquel donde el profesor genera el ambiente necesario para que el conocimiento que aporta al estudiante se interrelacione con la información que ya posee y sea la base para entender realmente lo que está aprendiendo.

El aprendizaje significativo sirve para utilizar lo aprendido en nuevas situaciones, en un contexto diferente, por lo que más que memorizar es necesario comprender, para esto el profesor debe ser flexible al momento de enseñar y debe ser capaz de captar la atención completamente del alumno, para que el alumno más qué ser testigo viva la enseñanza.

El curso se llama MetaMateMagia, que quiere decir mas allá de la magia de las matemáticas viviéndolo desde un juego por medio del camino del héroe, expresado por   Joshep Campbell. Campbell se dedicó desde muy joven a investigar la importancia de los mitos en el comportamiento individual y colectivo del hombre. Descubrió, haciendo un detallado estudio histórico de varias mitologías y religiones en el mundo, que existen temas comunes a todas ellas. Los estudios de Campbell resaltaron la importancia de la figura del héroe en todas las culturas humanas de todos los tiempos.

Dice Campbell que el héroe pasa a través de ciclos, lo que constituiría el camino del héroe, con un patrón cultural común: separación – retiro, iniciación – entendimiento, retorno – vuelta a la sociedad y transformación de ésta. Por esto el camino del héroe es adecuado para servir de medio para el aprendizaje significativo.

Agradezco su atención y me gustaría saber su opinión también del temario que les presento a continuación y que pueden descargar con un click.

MetaMateMagia

Publicado por Arturo Sosa talleresyosomos@gmail.com

BIOFOTONES:¿UNA EXPLICACION CUANTICA ACERCA DEL AURA?

BIOFOTONES:¿UNA EXPLICACION CUANTICA ACERCA DEL AURA?

Por Arturo Sosa

En la Rusia post-revolucionaria el embriólogo Alexander Gurtwitsh detectó en los seres vivos una emisión ultra baja de fotones, esta fue la primera mención de tan impactante evento y le llamó “radiación mitogenética”, porque pensó que era generado por el efecto de división celular, pero la comunidad científica no lo tomó muy en serio debido principalmente a la imposibilidad de reproducir el experimento.

Posteriormente a finales de la década de los años veintes, se realizaron mas experimentos por parte de la hija de Alexander Gurwitsh, y reivindico el trabajo de su padre demostrando que existía el fenómeno y cambiando su nombre a “ultra-baja luminiscencia” le dio una connotación mas natural, sin comprender sin embargo cual era la verdadera naturaleza de este efecto.

En principios de los años setentas el físico cuántico Fritz Albert Popp, redescubrió este efecto, y a partir de ese momento se le llamó biofotón, y la característica principal es la emisión ultra-baja de fotones en el espectro visible y ultravioleta de la luz, es importante destacar que este efecto no tiene ninguna relación con el efecto presente en las luciérnagas, donde este efecto es llamado bioluminiscencia y es de alta intensidad, dando  a los insectos la característica peculiar de brillar en la noche.

La magnitud de la emisión de biofotones puede ir desde unos cuantos por centímetro cuadrado hasta algunos cientos, mucho mas débil que el efecto bioluminscente pero mucho mas fuerte que la radiación térmica, la detección de este biofotón ha sido posible mediante la fabricación de amplificadores de luz ultra sensibles, asociados a equipos electrónicos.

El científico Fritz Albert Popp, ha estado trabajando en este efecto desde hace mas de treinta años, destacando lo siguiente:

1.- Todos los seres vivos poseen este efecto, y al morir este desaparece.

2.- El efecto biofotónico se incrementa mayormente cuando se sufre de estrés.

3.- Las células cancerosas presentan un efecto de disonancia en la emisión de biofotones que las hace susceptibles de ser fácilmente detectables.

4.- Hay una relación directa de este efecto con el ADN de la célula.

5.- A partir de estos estudios se abrió un campo nuevo de investigación, integrando un equipo interdisciplinario enfocado a descubrir todas las posibles aplicaciones medicas y de otro tipo.

El efecto biofotónico no puede ser observado a simple vista, cuando menos no con la capacidad visual con que contamos los seres humanos, pero ¿es posible detectarla directamente con la mente? ¿Es la explicación de los experimentos realizados por Jacobo Grinberg en el ámbito de lectura con las manos sin utilizar la vista?

Mediante experimentos se ha demostrado que los fotones presentan un efecto dual, tanto de partícula como de onda, en este caso el biofotón se produce dentro de las células, relacionado directamente con el ADN, por lo tanto se podría pensar que también existe dentro de la célula de los seres vivos un efecto dual al emitir un fotón también tiene este un efecto de onda electromagnética.

Por lo tanto solo me queda decir que LITERALMENTE SOMOS SERES DE LUZ

Me gustaría conocer su opinión al respecto.

Un abrazo.

Arturo Sosa

¿Teatro Sagrado o Chamanismo Esencial?

¿TEATRO SAGRADO O CHAMANISMO ESENCIAL?

Por Arturo Sosa

Desde que existe la humanidad, siempre ha estado en la búsqueda del conocimiento, el poder explicar de una forma clara y concisa los eventos externos que pueden afectar a la comunidad y a las personas que integran el grupo social al cual pertenecen.

Puede ser que hace miles de años durante el recuento de la cacería frente a la fogata, que le servia a la tribu de protección a la vez de punto de reunión, una persona se levantó a explicar mediante un baile, cantos y expresión corporal, su interpretación de los acontecimientos suscitados tan solo horas antes, como medio de comunión con el mundo desconocido gobernado por un poder que escapaba de su comprensión, de esta manera se fue poblando el mundo con espíritus benéficos así como de espíritus dañinos, causantes los primeros de la buena fortuna de la tribu y los segundos de todas las desgracias que les afectaban.

A partir de este momento se inicia el chamanismo, como canal de comunicación con lo desconocido para hacerlo accesible y mediante el chaman poder controlar los eventos que escapaban de su comprensión, de esta manera mediante rituales se aseguraba la subsistencia de la tribu.

El chaman es el primer actor de la escena del mundo, porque necesita del publico para aparecer un mundo invisible, donde invoca a los espíritus protectores, mediante su intervención controla todos los eventos del mundo, pero su teatro a lo largo de los años se convierte en sagrado, porque al final cuenta con el poder sobre la vida y la muerte, sacralizando de esta manera todos sus ritos.

El teatro sagrado es aquel que hace visible lo invisible, que mediante el uso de un actor llega a lo mas profundo de la psique del observador, quien a su vez participa activamente en el rito porque es parte fundamental de su existencia, es quien atestigua y perpetua la existencia del mundo inmaterial.

En el mundo actual se ha perdido esta comunión con el rito, causando mas tarde o mas temprano un sentimiento de desamparo,  nuestro inconsciente se forjo en el ritual y solo entiende de música, figuras e imágenes originadas a través de rituales de paso de las distintas faces de la vida, necesitamos contar con una persona quien se encargará de explicar hasta el mínimo detalle de nuestra existencia apelando a un poder supremo, para sentirnos seguros.

Por esto los actuales chamanes son actores del teatro de la vida, son ellos quienes nos invitan a participar en su mundo invisible creado para solucionar una necesidad de creencia mas allá de la religión, conectando con la esencia del rito y ocupando el lugar del psicólogo fundamental, explicando las fuerzas que originan los males que nos aquejan e intercediendo por nosotros para obtener éxito, salud o cualquier otra cosa que necesitemos desde una curación energética hasta una pareja.

Existen chamanes que al estar en comunicación directa con las energías primordiales, pueden realizar portentos inexplicables a la luz de la ciencia actual, pero ellos son los menos, en general son actores representando una situación creada para que cada uno llegue a una resolución de problemas por medio de nuestros recursos internos, pero darnos cuenta de esto lleva mucho tiempo descubrirlo.

Por eso estoy seguro de que todos podemos ser el actor principal el chaman esencial, porque contamos con los recursos nosotros mismos, pero necesitamos conocernos, saber quienes somos, en donde estamos y hacia donde vamos.

De esta manera conforme avancemos en el autoconocimiento, podemos tener una comunicación directa de nuestros procesos inconscientes, convirtiendo al final nuestra vida en el teatro sagrado que cada uno de nosotros necesita.