Archivo de la categoría: Poesía

El Viejo Leonard

Una voz grave, surgida desde un mundo inquietante, canciones de amor que me llevan a la intimidad más profunda, historias de todos y de todas.

¿Quién no se enamoró alguna vez de Susan o de Jane?

¿Quién no ha bailado hasta el final del amor?

Y ayer se fue de la Tierra, casi librándose de saber lo de Trump.

En la noche decidí escuchar solamente una canción, “El Futuro”, pensando en lo que predice. ¿Estamos ahí? ¿Si nos alcanzó el futuro?

O con suerte, por esta vez Cohen se equivoque y volvamos en México, en Estados Unidos, en Colombia, en Europa y en el mundo entero, a la cordura.

Descansa en paz  Leonard y gracias por los momentos y las advertencias.

 

 

Pipa de la Paz

Pipa de la Paz

Si tu país se desmorona

Si los sueños desaparecen

Si los latidos se opacan

Si la verdad no hace libre a nadie

Si la oscuridad se disfraza de luz

Si se acaba la esperanza

Entonces funda una nueva nación

Con bandera sin colores

Con ejercito de juguete

Con himno internacional

Con constitución de sabores

Con un poema como epístola

Nombrate presidente, juez y ciudadano

Dale ordenes a tus células

Invita a todos a fumar

La pipa de la Paz

IMG_20150606_111158708_HDR

Mi Cuerpo Desierto

Mi Cuerpo Desierto

Sube a mi cuerpo desierto

no te detengas hasta el oasis

aunque puedes rodear por las dunas

llenar tus ojos de sol

y mirar el espejismo

de tu propia libertad.

Sube a mi cuerpo desierto

bailando y cantando aleluya

como al templo del monte

a la pirámide del llano

como se sube a lo más alto

de tu propia piel.

Sube a mi cuerpo desierto

aquí estoy esperando hace siglos

a tus pies ensangrentados, a tu boca herida

convierte en hombre a esta estatua de sal

ensimismada por la falta de ti

Sube a mi cuerpo desierto

derrite lo que queda de dolor

mientras te amarras a la cuerda

que te guía por la tormenta de arena.

David Grinberg P 01 06 2015

Halo Solar

Poemas de Jacobo Grinberg Zylberbaum

Llega “Transiciones”

La espera ha terminado, ya están listas las canciones de Estusha Grinberg cantadas y compuestas por ella partiendo de los poemas del libro “Cantos de Ignorancia Iluminada” de su padre Jacobo.

Para escucharlo, gozarlo y si quieres. adquirir las canciones, te invitamos a acceder al siguiente enlace:

http://estusha.jimdo.com/espanol/discografia/transiciones/

Felicidades Estusha

Pe, los idiomas y el alma. (Personaje 3a parte)

Han pasado tres días querido Pe desde que abriste tus pulmones al aire del centro de México. Tu mamá todavía tiene en la sangre bastante anestesia por lo que su sueño es irregular, por eso abre los ojos a las cuatro de la mañana, para darse cuenta que no sabe  dónde está.

Incluso se asusta cuando nota que su panza ha desaparecido. Unos segundos le toma recordar que ya naciste, aunque la somnolencia le deja algunas dudas que la obligan a gritar y a pedir verte. En ese momento llega la medio dormida enfermera amante del Mambo que estaba soñando con un cirujano y solo piensa en regresar a su sillón para volverse a dormir. Por eso cuando escucha a tu mamá desesperadamente pidiendo a su hijo, va a la cuna comunal y te trae junto a ella de inmediato.

Por primera vez están solos, por primera vez no hay invitados, ni doctores alrededor.

Te mira y de pronto empieza a repetir aquel poema en árabe que le recitaba su papá en la terraza de Beirut mientras ella jugaba encima de sus piernas. Por supuesto de Gibran Jalil Gibran

“Mi alma me habló y dijo: “No te alegres con el elogio y no te angusties con el reproche.”

Antes de que mi alma me aconsejara yo dudaba del mérito de mi trabajo. Ahora me doy cuenta de que los árboles florecen en primavera y dan sus frutos en verano sin esperar elogio y dejan caer sus hojas en otoño y quedan desnudos en invierno sin temor al reproche.

Mi alma me habló y me hizo ver que no soy más que el pigmeo ni menos que el gigante.

Antes de que mi alma me hablara yo veía a la humanidad dividida en dos clases de hombres: una débil, de la que me compadecía, y una fuerte, a la que seguía o resistía desafiante. Pero ahora aprendí que soy como ambos y estoy hecho de los mismos elementos. Mi origen es su origen, mi conciencia su conciencia, mi pretensión su pretensión y mi peregrinaje su peregrinaje.
Mi alma me habló y me dijo: “la linterna que llevas no es tuya y la canción que cantas no fue compuesta en lo profundo de tu corazón, porque aunque sostengas la luz no eres la luz y aunque seas un laúd con las cuerdas tensas no eres el ejecutante”.

Mi alma me habló, hermano, y me enseñó muchas cosas. Y tu alma también te ha hablado y también te ha enseñado. Porque tú y yo somos uno y no hay diferencia entre nosotros, salvo que yo proclamo lo que hay en mi ser íntimo, mientras que tú lo guardas como un secreto de tu intimidad. Pero en tu reserva hay una especie de virtud.”

Ya que tu no entiendes ningún idioma, lo entiendes todo.

Tu madre hace una pausa y te mira.

A partir de ese instante decide hablarte en español, el idioma del México donde naciste y te dice:

– Te quiero Pe

© David Grinberg Preciado 18/10/2010


Concierto en Guadalajara

Querid@s lector@s tapati@s:

Les recomiendo el concierto de Estusha  y Hoppo en Guadalajara.

Además de que el recital de ambos artistas promete mucho, Estusha se aproxima a la obra de su padre Jacobo Grinberg Zylberbaum a través desde su música y su voz privilegiada.

A continuación todos los detalles.

Un abrazo

 

 

 

Piedra de Sol

Piedra de Sol

Octavio Paz (1914-1988)

(Fragmento)

“… nunca la vida es nuestra, es de los otros,

la vida no es de nadie, todos somos

la vida —pan de sol para los otros,

los otros todos que nosotros somos—,

soy otro cuando soy, los actos míos

son más míos si son también de todos,

para que pueda ser he de ser otro,

salir de mí, buscarme entre los otros,

los otros que no son si yo no existo,

los otros que me dan plena existencia,

no soy, no hay yo, siempre somos nosotros,

la vida es otra, siempre allá, más lejos,

fuera de ti, de mí, siempre horizonte,

vida que nos desvive y enajena,

que nos inventa un rostro y lo desgasta…”


Este poema de Paz me asombra por su belleza y sus coincidencias con Yosomos.  Si este blog fuera una república, lo podríamos escoger de himno nacional.

El jueves lo leeremos junto con una selección de más de sesenta fragmentos de poemas en la Casa América de Barcelona. Juntos los textos cuentan historias y juntas las historias cuentan de un México visto desde fuera para intentar percibirlo de cuerpo completo.

Dos Siglos de Sol

Dos siglos de sol, dos siglos de independencia. Poesía mexicana en la Casa América de Barcelona

Dos Siglos de Sol

Así titula Pablo Raphael la lectura dramatizada de lo mejor de la poesía de México a lo largo de su vida independiente.

Detrás de esta puesta en escena hay una cantidad enorme de entrelazamientos vitales que van desde las mágicas mañanas atreviéndonos a escribir en el Taller Literario de la Capilla Alfonsina  de la Colonia Condesa de México DF; en  los que Pablo y yo éramos guiados por la amorosa y paciente Alicia Reyes. Hasta una noche de narración en voz alta en la que descubrí al talentoso Edson Lechuga, convenciendo a todo el publico de que la literatura no es solamente ese placer solitario, si no también, ese juego colectivo de escuchar, sentir, reír e imaginar al unísono.

Estoy muy bien acompañado en el escenario por Edson y también por Ana Díaz de León y Lolita Bosch que leen desde abajo en vivo.

Así que querid@s lector@s de Yosomos, los invito a no perderse este estreno con entrada libre en la Casa América de Cataluña.

Les dejo un Poema de titulo “Muéstrame” escrito por mi, para aquel taller literario de 1995.

Un abrazo


Muéstrame

Muéstrame


Muéstrame tus pechos

Pero lentamente

Olvida el juego de lo no intencional

ilumina el cuarto

de este hotel

olvidado por

la noche bíblica

sube a mi cuerpo

aferrándote a la pared

de poros amaestrados

bebe mi carne

y de un solo soplo

deshila el agua

del sudor eterno

salta pestañas

esquiva frustración

prueba el centro

de luz invisible

baja al niño

sin arrebatarle

su pelota amarilla

© David Grinberg México 1995