Archivo por meses: noviembre 2021

75 Años Cumplirías Jacobo

Antes de los cincuenta años ya habías publicado 50 libros con los cuales transforma cada vez más vidas y mentes. El 12 de diciembre de 2021 cumplirías 75 años y uno se pregunta: ¿Cuánto más hubieras hecho si te hubieran dejado?

La legión de seguidores y fans de lo que postulas, crece todos los días. Eres referencia para investigaciones científicas, encabezados en periódicos de todo el mundo, merecedor de un premiado documental con tu vida y estrella de las redes sociales, con decenas de grupos de estudio, que desmenuzan a diario tus disruptivas ideas.

Hace ya mucho tiempo que algunos nos resignamos a no verte regresar. Para superar el lento y doloroso proceso, en mi caso al menos, la cura llegó volviendo a leerte, a meditar como me enseñaste, a tratar de explicar lo asombroso de tu trabajo, a todos los que he podido y creando Yosomos y todas sus ramificaciones.

La respuesta más significativa a tu perdida, hermano mayor, vino al descubrir, que nadie nunca podrá arrebatarme lo que juntos vivimos, experimentamos, conocimos y descubrimos.

Además, nadie me puede quitar el gusto de seguir festejando tu cumpleaños cada 12 de diciembre. Aunque no haya pastel, he encontrado una mejor manera de celebrarlo, compartiendo el lugar de donde vienen tus ideas y hacía donde apuntan, experimentando con los demás la interconexión y sintiendo a la conciencia antecediendo a la materia.

En mi ciudad y después de años de interrupciones incluida una pandemia, regresa, justo el día que cumples 75 años, el 12 de diciembre de 2021, el Teatro Cuántico. Por si fuera poco, nos invitan los miembros del Laboratorio de Amor de la Colonia Narvarte. Créeme, te hubiera encantado conocerlos a ellos y a su lugar.

Y aunque a la distancia tus ideas siguen siendo innovadoras, hay algunas cosas que se van asumiendo cada vez más. Destaca la increíble interconexión y corresponsabilidad entre todos los que habitamos nuestro planeta y la forma en la que, para bien o para mal, dependemos los unos de los otros. O los últimos hallazgos de la física experimental que borran las fronteras entre la materia y la energía. Cada día eres mejor comprendido y más aceptado.

Aunque para mí, tu mejor lección es el destacado papel que le das a la creación de la experiencia y nuestra función activa en la construcción de ese proceso.

Festejamos entonces la ruptura de los moldes mentales que nos aprisionan y la enorme libertad que eso nos otorga.

Qué compense todo eso, al menos en una mínima parte, las 75 velas que te mereces.

Feliz cumpleaños querido Jackie, Jacobo Grinberg Zylberbaum.

(Inscripciones también al 525519545906 y escribiendo a yosomos@gmail.com)

Entre Momentos

Regreso a la universidad en la que doy clases y que no había pisado en más de 20 meses, para no sin sorpresa ser recibido por un clown, montado en un monociclo y repartiendo tapabocas a todos los curiosos que emocionados aplaudimos con una sonrisa que traspasa nuestras caras cubiertas.

En la sala de profesores me reciben colegas emocionados de volver a encontrarnos, frente a las fotos de los que tristemente se nos adelantaron. Juntos tomamos ese café que solo ahí sabe tan bien.

De un vistazo los salones nuevos ya no son los mismos, si no que combinan, alumnos presenciales y a distancia, gracias a una cámara que sigue al maestro y a un pizarrón especial para el mundo físico y digital.

¿Regresaremos algún día a ese mundo desconectado en el que los celulares se quedaban apagados y solamente había una conversación, la del aquí y ahora?

¿Acaso esa presencia digital, ese perfil, ese avatar nos acompañará por siempre?

Ojalá que no y que sea una transición y no un cambio completo de época. Aunque lo dudo. Estamos cómodos detrás de las pantallas, siendo casi sin ser o al menos sin estar.

Abro una clase y me encuentro por a dos ex alumnos, hoy amigos, que con emoción recuerdan las aventuras escénicas construidas antes de la pandemia. Sin planearlo, les doy unos consejos y hacemos un ejercicio de actuación. Salgo y por el pasillo me encuentro a varios de mis colegas. ¡Nos emocionamos tanto por vernos de nuevo!

Cruzo el jardín para visitar de nuevo la Casa de Meditación y sigo hacia las canchas deportivas en donde decenas de jóvenes juegan fut, tenis, pádel, basquet y otros más entrenan atletismo.

Miro desde arriba mi universidad y me pregunto.

¿En qué momento lo normal se volvió tan extraordinario?