Archivos diarios: septiembre 4, 2014

Laniakea

Científicos de EEUU describen por primera vez nuestro vecindario en el espacio, un supercúmulo de 100.000 galaxias en el que el planeta Tierra es algo imperceptible. El supercúmulo tampoco tiene nada especial: hay otros seis millones como este sólo en nuestro horizonte observable http://esmateria.com/2014/09/03/vivimos-en-un-rincon-del-universo-llamado-laniakea-con-100-000-billones-de-soles/

Laniakea

Hoy los habitantes de un planeta azul que gira alrededor de una estrella de tamaño mediano llamado Sol, que a su vez se mueve en la periferia de la Vía Láctea, nos levantamos con la noticia de que nuestra galaxia a su vez forma parte de un supercúmulo de galaxias bautizado como Laniakea.

Observado y estudiado principalmente desde Hawai este súpercúmulo recibe su nombre del idioma local y la traducción es cielo inmenso.

Así que desde ahora no hay que olvidar cuando le demos nuestra dirección a algún ser del cosmos, poner Laniakea también. No vaya a ser, que sus envíos terminen en otro de los millones de supercúmulos suspendidos en él universo observable.

Los invito a ver el siguiente video publicado por Nature y a olvidarnos por un instante de lo grandes que pueden ser nuestros problemas, son nada comparado con la inmensidad de lo que podemos observar.

En el segundo 50 hay una imagen de la complicada red de galaxias del universo, no puedo dejar de pensar en las fotografías que he visto de las neuronas de nuestro cerebro.

Quizás todo es cuestión de proporción y mientras en nuestra cabeza tenemos un universo, podríamos a la vez formar parte de la mente del cosmos.

Buen día hermanos laniakeanos.

JULIO CORTÁZAR O LA LITERATURA COMO JUEGO

Un placer leer a Cesar Callejas. Aquí les comparto su juego.

Cisterna de sol

De entre los millones de ocupaciones a los que puede dedicarse un ser humano, jugar es una de las más nobles; en la infancia, constituye una necesidad tan apremiante como dormir o comer, tan gratificante como el cariño de la madre y el encuentro con los hermanos. Al jugar, el niño experimenta el mundo, lo conquista desde la potencia más humana y también la más encantadora: la imaginación. Al contrario de lo que sucede con algunas de las actividades que realizamos en la infancia y que andando el tiempo, devienen absurdas y ridículas, jugar es una necesidad y un placer que no desaparece nunca y aunque en la medida en que envejecemos toma formas y manifestaciones muy diversas, el hecho es que permanece siempre constante porque, en esencia, su función es aligerar la vida, hacerla más liviana y por lo tanto, más habitable.

Nunca he podido creerme aquello de mantener…

Ver la entrada original 1.247 palabras más