Archivos diarios: enero 12, 2011

Resumen Teoría Sintérgica

Querid@s lector@s:

Hoy podemos acercar un poco los libros de Jacobo Grinberg Zylberbaum que todavía no han sido reeditados y que por lo tanto se encuentran agotados gracias a los resúmenes de Claudia Sánchez Musi.

Como siempre son bienvenidos sus comentarios y opiniones para discutir sobre la fabulosa y revolucionaria Teoría Sintérgica propuesta en el libro del mismo titulo.

Un abrazo y que lo disfruten:

David Grinberg

“La Teoría Sintérgica”

Resumen del libro de Jacobo Grinberg – Zylberbaum

Contenido.

–   Introducción: El autor dedicó quince años a la creación y el desarrollo de un novedoso cuerpo mental que denominó la teoría sintérgica. (El término sintérgia es un neologismo derivado de las palabras Síntesis y Energía). La presente obra intenta explicar dicha teoría.

–       Capítulo I. La estructura del espacio.

La estructura del espacio aparece como vacío e invisible para nuestra percepción, sin embargo, cada punto del espacio contiene la información total del resto de los puntos. La mecánica cuántica llama a este fenómeno “Láttice” Esta contiene la información de todo el universo en cada punto.

La estructura del espacio incluye muchas dimensiones. Al modificar una porción del espacio esta modificación afecta a cada uno de los puntos y a la totalidad. Un pensamiento u emoción también afectan a la láttice. Existen láttices homogéneas y coherentes y otras distorsionadas. La láttice es capaz de modificarse. Cada fuerza o campo son distorsiones de la láttice como: Fuerza gravitacional, fuerza de interacción, fuerza electromagnética. A estas fuerzas se les llama Bandas sintérgicas (muy importantes para entender la existencia de los niveles de conciencia ya que cada nivel se asocia con una banda).

Entre la realidad y la percepción existen procesos de transformación que suceden a través de nuestra maquinaria neuronal, esto nos señala que intervenimos en la creación de la realidad perceptual activamente y que no estamos desligados ni de los objetos ni de los seres vivos. La realidad es una pero la dividimos con fronteras de separación que dependen del nivel de conciencia en el cual funcionamos y no de la realidad en sí (Ken Wilber). Para acceder a la realidad como es, deberíamos colocarnos en la conciencia de unidad, borrar nuestros filtros, nuestra historia personal y nuestros condicionamientos. Lo que percibimos es una creación humana limitada.

El nivel de conciencia de cada persona determina la realidad que percibimos. Solo cuando nos convirtamos en la láttice misma percibiremos la realidad tal como es encaminándonos hacia la conciencia de unidad.

–       Capítulo II. El campo neuronal y su estructura.

Desde un punto de vista psicofisiológico la creación del cerebro como láttice procedió naturalmente y por etapas. Todo aquel que se niegue a fluir en la experiencia traiciona de esta forma el inmenso esfuerzo depositado en su creación. En este capítulo se explica también la Decodificación neuroalgorítmica así como el campo neuronal y su estructura.

–       Capítulo III. La experiencia como resultado de la interacción entre el campo neuronal y la láttice del espacio.

En este capítulo se explica lo que sería el primer mandamiento de la nueva era: “Experimentarás y decodificarás el mayor número posible de bandas sintérgicas”

El chamanismo mexicano y la técnica de la meditación auto alusiva logra este mandamiento a través de la observación simultánea de muchas experiencias. La unidad se produce cuando el observador incorpora en un acto de observación todos los contenidos de la experiencia. Se funde en ellos y desaparece la división = Yo Puro.

–       Capítulo IV. Los orbitales de la conciencia.

Los orbitales de la conciencia es la existencia de los diferentes niveles de conciencia. Dependerá de cada persona el acceso a estos niveles.

Existen diferentes modelos que describen los diversos orbitales o niveles. El autor nos explica algunos de ellos en este capítulo tales como: El Judío (la Kabbalah), el modelo Teosófico, el Chamánico, el budista, el de la Psicología Transpersonal y el modelo Sintérgico.

  • Kabbalah. “Donde tú te halles allí se encuentran todos los mundos”  Lo que se localiza abajo se encuentra arriba y lo que está en el interior se encuentra en el exterior.  Existen seis niveles, mundos o universos, cada uno pertenece a una dimensión distinta, cada universo está asociado con un nivel del alma y con una letra hebrea. Este modelo comienza hablando de una singularidad que adquiere Vida, Pneuma (Aliento), Espíritu y Alma. Con las técnicas de meditación que propone se logra un proceso de Emanación, Creación, Formación y Acción. Al final se espera la purificación de los velos a fin de que no haya obstrucción alguna para llegar a la Luz.  Entre este modelo y el creado por el autor existen algunas similitudes: cualquier acto o pensamiento tiene un efecto en la totalidad. Lo que el autor intenta hacer es la demostración experimental.
  • Modelo Teosófico. Este dice que poseemos diferentes cuerpos, cada uno asociado a un nivel de conciencia. 1. Físico, 2. Etérico,  3. Astral, 4. Mental, 5. Espiritual, 6. Cósmico, 7. Nirvánico
  • Modelo Chamánico. En este se encuentran dos niveles: el mundo visible y el mundo invisible (El Tonal / El Nahual) y se habla de una conciencia Chamánica generalizada.
  • Modelo Budista. En este modelo existe una conciencia cotidiana previa a la iluminación y la conciencia iluminada.
  • Modelo de la Psicología Transpersonal. Este incorpora enseñanzas de diversas tradiciones: Hindú, Budista, Teosófica, del Misticismo Cristiano, Islámico y Judío. El estado de conciencia más elevado es el de unidad. Sucede cuando aceptamos lo “negativo” de la personalidad entonces se integra y se diluye la frontera que había creado.
  • La Teoría Sintérgica. La conciencia es un atributo de la láttice. Cada punto de la láttice contiene la totalidad, así, cada experiencia es una vivencia de la totalidad por la totalidad misma. El hecho de que no lo comprendamos así depende de nuestro nivel de entendimiento y de la identidad que asumimos.

–       Capítulo V. El factor de Direccionalidad.

Podríamos al ver un paisaje, decodificar la imagen de los cráteres de la luna o percibir una galaxia distante porque cada punto de la láttice contiene la información de ellos. El hecho de que la imagen resultante sea la del paisaje o del objeto y no otra significa que tenemos la atención focalizada, a este fenómeno se le llama factor de direccionalidad. Don Juan Matus chaman de sonora le llama Punto de anclaje. La láttice y la existencia de las bandas sintérgicas explican esta condición humana de ser un instrumento de recepción de una conciencia más expandida.

–       Capítulo VI. El observador y la individualidad.

El camino que propone la teoría sintérgica para la conciencia de unidad implica la incorporación simultánea de un acto de observación de tantos contenidos de experiencia hasta que estos y el observador se fundan en uno. Esta observación debe ser desapegada. El nivel de conciencia cotidiana se transforma en el nivel de conciencia en sí en el cual el observador actúa como identidad.

–       Capítulo VII. Repercusiones prácticas.

En este capítulo se explica la meditación autoalusiva diseñada para llegar a la conciencia de unidad así como algunos experimentos científicos que prueban estos hechos.

–       Epílogo.

En esta parte el autor se refiere a la unidad. La totalidad se halla representada en cada uno de los elementos que la forman y la célula no se escapa de esta ley. Lo mismo acontece con la conciencia humana esta recibe influencias de una totalidad inaccesible que se halla representada en la conciencia individual. La teoría sintérgica intenta explicar la conciencia planetaria.

–       Apéndice.

En esta última parte el autor hace algunas reflexiones del tiempo y menciona su existencia tanto objetiva como subjetiva. La percepción que tenemos a cerca de él depende de nuestro estado psicológico.

Opinión:

En lo personal me parece una obra muy enriquecedora en varios niveles ya que nos ayuda a entender fenómenos espirituales desde una perspectiva científica y por lo tanto nos lleva a la comprobación de realidades que sin una visión científica nos costaría trabajo creer. La teoría sintérgica nos muestra de que manera todo (desde cada una de nuestras células, hasta la materia, el pensamiento y las emociones) influyen en la realidad y nos recuerda que somos parte de un todo. Sin embargo, nuestra idea limitada de nosotros mismos no nos deja ver ni experimentar niveles más elevados de conciencia, el último de ellos la conciencia de unidad a la cual aspiramos como almas. Creemos que solo llegarán a esta conciencia aquellos privilegiados que a través de un esfuerzo sobrehumano llegarán a la iluminación. El autor nos hace ver a través de esta obra que aquello que creemos como imposible de realizar es una realidad capaz de materializarse por todo aquel que sea consciente de sus capacidades y que practique de una manera disciplinada algunas técnicas de meditación.

Es genial la capacidad del autor para explicar estos fenómenos que para algunos resultan ser solo místicos o esotéricos desde esta perspectiva científica que nos muestra que tan equivocados estamos y lo lejos que puede llegar el ser humano a través de esta conciencia de unidad.

Resumen elaborado por Claudia Sánchez Musi

Presentación de Claudia

Presentación de y por Claudia Sánchez Musi

“Sincronía.- conjunto de sucesos que aparentemente se encuentran desconectados entre sí pero que a través de una lógica invisible y perfecta van entretejiendo realidades, historias y mensajes que el universo tiene para cada uno de nosotros. Cada vez que logramos descifrar esta serie de “coincidencias”  que guían nuestra existencia la vida cobra sentido,  la magia sucede, y confiados en que hay un orden perfecto que nos sostiene cada paso se convierte en un milagro”.

Justo en esta semana que decido por fin presentarme y escribir un poquito sobre mí, me encuentro escribiendo el primer capítulo de un libro que comienza hablando de las sincronías. Eso de hablar “de mi” cada vez me gusta menos, me recuerda lo lejos que estoy de liberarme de ese sentimiento de auto importancia que solemos darnos cuando hablamos de nuestros quehaceres o títulos académicos enalteciendo al ego. Es por eso que prefiero en esta ocasión omitir esos datos y platicarte que hago aquí desde el corazón. Una serie de sincronías me traen a yosomos y es lo que te quiero compartir. Hace unos ocho años aproximadamente mi pasión por la lectura me llevo a colaborar en una reconocida editorial en la ciudad de México donde entonces radicaba. Mi trabajo consistía en leer  los libros que llegaban con miras a publicarse. Fue un trabajo mágico porque el universo me hablaba a través de cada libro que llegaba a mis manos, todos relacionados con el momento que me encontraba viviendo o con la información que necesitaba en ese momento de mi vida. Y así conocí la obra de Jacobo Grinberg Z. Comencé a leer la teoría sintérgica y conforme pasaba las páginas mi sorpresa crecía al encontrarme con las explicaciones que necesitaba para ser consciente de esa otra realidad que nuestros ojos físicos no ven pero que ahí está. Me enamore de cada uno de sus libros, de su conocimiento, de su investigación y de todos los temas que trataba aunque en ese momento no lograba ver el enramado que se entretejía invisible a mis ojos sobre lo que todo ese conocimiento traería a mi vida. La energía de Jacobo ha estado presente de ese momento en vida, ha aparecido de varias formas desde  entonces, a través de gente que lo conocía, de textos nuevos que han llegado a mí, en fin, de una serie de mágicas “coincidencias”. La última de ellas fue conocer a David y vivir su teatro cuántico. Hace cuatro años me mude a San José del Cabo en donde resido actualmente. Ahí surgió a través del facebook una mujer hermosa que yo no conocía Paty Danel. Me contacto para invitarme al Teatro Cuántico y yo, sin saber exactamente de lo que se trataba y sin dudarlo un instante asistí. Era la experiencia que necesitaba vivir para experimentar la teoría cuántica en mi piel y a través de ella terminar de integrar y organizar el enramado aquel que hace años comenzó a tejerse. Una vez más la energía de Jacobo estaba ahí con un regalo maravilloso: David y todo lo que ese día me enseño. Al final del taller un movimiento de mi brazo hacia arriba en dirección a las estrellas creo la síntesis en mí corazón para integrar de manera perfecta el mensaje y poder retransmitirlo a través de mi libro, el cual espero este año poder compartirlo con yosomos. Así es como llego aquí para compartirles también algunos de los resúmenes que realice sobre la obra de Jacobo, espero les aporten algo cuántico y luminoso a sus vidas. Con amor:

Claudia.