Sólo del presente

Sólo del Presente

Hoy voy a escribir sólo del presente. Estoy decidido después de pasarme días haciendo planes para el futuro y otros tantos recordando y escribiendo el pasado. Pero de pronto surge la primera pregunta ¿Acaso existe el presente?

Tu lees esto horas, días o meses después de que lo escribo y hasta yo al teclearlo y releerlo estoy mirando el pasado en la pantalla.

Pero igualmente ¿Existe el pasado o solamente las huellas de su movimiento?

Es decir: nada es igual a lo que era ni siquiera tu o yo. Quedan solo recuerdos reales, digitales, cerebrales…

Además ¿Acaso existe el futuro? Tenemos nuestros planes, nuestra agenda, nuestro horario, pero quién puede jurar que se cumplirán. Uno de mis mejores y más fatalistas maestros decía: “Nadie sabe si en este momento se esta encendiendo el coche que en unos instantes se estrellará contra nosotros” (Se llama Guillermo Arriaga y con el tiempo escribió varias películas alrededor de esta optimista idea)

Entonces, si los tiempos no existen, menos aún existe el tiempo o al menos no como creemos.

Si yo escribo lo que me paso hace unos años, no estoy escribiendo sobre el que era si no sobre el que soy.

Si hago planes para el futuro, solo tengo lo que he sido y soy para visualizarme en los tiempos que vendrán. Ni tu ni yo sabemos el resultado de la lotería de mañana, si tuviéramos tan solo ese insignificante fragmento de información de todo lo que va a ocurrir mañana, te apuesto que nuestros planes cambiarían.

Pero bueno, vamos a suponer que tengo alguna idea de lo que es el tiempo, aunque sea como decir cada mañana que esta saliendo el sol aunque sea la tierra la que se mueve.

Ahora si y luego de este preámbulo voy a escribir del presente.

Es de mañana esta nublado, los niños en la escuela, Mery en el trabajo, el teléfono no suena, tengo mucho que hacer, tanto que escribo esto que solo suma más cosas por hacer en menos tiempo. Empiezo a escribir y no puedo parar, nunca se si terminará en Yosomos, solo se que necesito escribirlo.

Quiero volver a México, a esa “Ciudad, deshecha, gris,  monstruosa” de José Emilio Pacheco al cual le darán hoy su más que merecido Premio Cervantes. Sus “Batallas en el Desierto” viajan conmigo. El terreno baldío de la Colonia Roma es siempre también el Sinaí y la mamá de mi amigo de la primaria es todas las mujeres que deseo.

-¿A qué vuelves? Me preguntan desde mi país.

– Pasamos del mal gobierno al no gobierno y las cosas no pintan bien.

Hasta Pacheco en un tono cómico amargo llama a la antes tranquila Cuernavaca “Ciudad de la Eterna Balacera.”

Mi desierto, mi llanura y hasta mi paisaje manchego están paradójicamente en México, soy un incurable adicto a su incertidumbre.

He caído en mi propia trampa ya estoy escribiendo del futuro.

Volvamos a empezar.

Es de mañana esta nublado, los niños en la escuela, yo escribo, los coches pasan, la ropa colgada se seca, el cartero toca el timbre, los pequeños de la escuela de al lado cruzan por el paso peatonal agarrados a una cuerda, la terraza del bar de abajo se llena de las mismas personas de todos los días,  Gerard en Skype desde China se subirá a un avión, no sabe si aterrizará en Europa, depende del volcán, llamada de Oded desde Israel, pregunta de Yosomos, le cuento que Amit Goswami acepto una entrevista, le pido que me ayude a pensar en las preguntas, se alegra, lo llaman, cuelga, sigo escribiendo, me dan ganas de prender un cigarro, me aguanto, escribo, pienso en los planes, en los talleres, en el espectáculo, en el dinero que me deben, en el que debo yo, mejor sigo escribiendo, pasa un pájaro ¿Porqué solo cantan en la madrugada? Llama un cliente, se equivoco con el número de teléfono de su blog de bonsáis que le ayude a publicar ayer, le explico como cambiarlo, no me entiende, pierdo tanto tiempo explicando sin éxito que me ofrezco a cambiarlo yo, escribo de nuevo esto que lees, otra llamada, es Mery le dijo a su Mamá que vive aquí que quizá nos regresamos a México, lagrimas, vuelve a llamar mi cliente del blog de bonsáis , me acuerdo que no he corregido el blog por estar escribiendo esto, mejor, aprendió a hacerlo solo, precisamente de eso se trataba, pienso que a veces lo mejor para ayudar a alguien es no ayudarlo tanto, escribo de nuevo, pienso en lo feliz que me hace escribir esto, así me olvido del miedo a la incertidumbre de la que soy adicto, para describir como me siento de pronto solo se me ocurre algo en Yiddish, le dicen Kvetch, una intraducible palabra que aproximadamente quiere decir: retortijón en el estomago mezclado con ansiedad y nervios. Respiro, le pido al kvetch que se vaya, escribo en lugar de meditar o decir un mantra y lo ahuyento momentáneamente, quiero revisar algo del libro de Pacheco lo busco en mi librero, no lo encuentro, al mover algo comienzan a caer piedritas al suelo, es el domino de mi papá que esta dentro de una caja en forma de libro que dice Algebra Elemental, no son piedritas son piezas, las recojo entre los libros, falta una, muevo el pesado librero, encuentro el dos uno, a lo mejor es el resultado de la lotería, pero faltan cinco números más, se me olvida para qué buscaba el libro, regreso a escribir

Me detengo de pronto

Es definitivo, el presente esta hueco, solo el futuro y el pasado pueden llenarlo.

© David Grinberg Preciado. Abril de 2010

4 comentarios en “Sólo del presente

  1. Hola!! He recibido tus correos, te agradezco profundamente la invitación a escribir en el blog, y seguramente lo haré, acabo de llegar de la oficina y entre a revisar mis correos, me encontré con este, en el que plasmas tu momento presente (ahora pasado) y me vuelvo a asombrar…Guillermo Arriaga!!!!mi excelente maestro de guionismo,,en la maestría en comunicación de la UIA-Laguna. Una rayita mas al tigre….tanto siglos, tanto tiempo tanto espacio…y coincidir.
    Pero también quiero darte a conocer mi total desacuerdo ante la afirmación de que el presente solo se llena con el pasado y el futuro. Yo soy de la idea que solo el presente existe, eres lo que eres en el momento, a cada instante , No Más; Eres lo que sientes, no lo que sentiste ni lo que sentirás, eres lo que piensas, no lo que pensaste o lo que pensarás. Eres lo que Eres, No eres lo que fuiste ni lo que serás. Y el pasado puede influir en el presente, solo si tu lo permites, el futuro puede estar basado en ese pasado en la medida que tu lo decidas así. Lo único cierto es el aquí y el ahora. Y creo que para VIVIR, debemos estar con los 5 sentidos en este ahora, en este momento, pero también creo que es algo que tenemos que reaprender, los niños lo hacen de una manera maravillosa, y a medida que crecemos vamos atándonos más al pasado y al futuro y nos cuesta mucho dejar de hacerlo Esto lo podemos palpar hasta en nuestro lenguaje común, la mayoría de nuestro tiempo estamos con la mente en el tengo que hacer…(X) …y por estar pensando eso, dejamos de pensar-sentir -dimensionar lo que estamos viviendo. That´s my point. Fuerte abrazo y cariñoso saludo. Aura

    Me gusta

    1. Gracias por escribir. Y por contarme lo de Memo Arriaga, es impresionante y por aceptar escribir para nuestros lectores, seguramente les encantará compartir contigo tu experiencia con Pachita. Y gracias también por estar en desacuerdo, aunque permiteme decirte que desde mi punto de vista el “aquí y ahora” es también el “en todos lados todo el tiempo”. Es paradójico, pero si el tiempo es esférico y el espacio también y además ambos están en movimiento continuo, pues puede que sea así. De todos modos mi intención al escribir este post era más bien la de divertirme contando mi propio “drama” cotidiano. Un fuerte abrazo hasta Torreón.

      Me gusta

  2. Hola David.

    Me es muy grato leer cada uno de tus post´s, el manejo que tienes de la narrativa es un gran vaso de agua fresca, sobre todo para nosotros los sedientos del saber y conocer.

    Que simple y a la vez tan complicado tema, ¿somos un manojo de experiencias, imagenes, impulsos pensamientos y sensaciones, que conforman nuestra personalidad? o somos seres trascendentes que buscamos responder la eterna pregunta:¿quien soy? ¿soy el observador que influye en lo observado solo por el mero echo de fijar nuestra atención en ello? ¿o soy algo mas?

    Vivir en el presente interrumpe todo el flujo de pensamientos, sensaciones y emociones que nos atan al pasado. El pasado no existe porque en su momento fue un presente que ya no está. Pero aun cuando ya paso, dejó su marca en nosotros, porque en definitiva somos quienes aprendimos a ser, aprendimos a caminar, a emocionarnos por algo especifico hasta las lagrimas, a sonreir por una situación chusca y a enamorarnos de cierta manera, que es única para cada uno de nosotros todos diferentes y todos de la misma forma.

    Vivir en el presente es dejar de lado el futuro, porque el futuro es un presente que no ha llegado y cuando llega deja de serlo, porque vivir de expectativas a futuro es dejar de disfrutar la platica con un amigo en este momento, es dejar de sentir amor por la persona amada en este momento, es posponer el disfrutar completamente de una tarde soleada mirando por la ventana y ver pasar a dos aves que se posan en el arbol que se encuentra frenta a la casa y que mientras estamos observando somos concientes de que estan disfrutando contigo el sol, el olor del arbol de el sonido de la fuente que se encuentra en el parque y de todas aquellas sensaciones que te hacer SENTIR BIEN, pleno y completamente vivo.

    Vivir en el presente es recordarnos que cuando nuestros deseos se alinean con nuestra mente y nuestro cuerpo esta en armonia con nuestras emociones, es entonces cuando nuestro verdadero ser emerge, y nos convertimos en seres conscientes, sabemos lo que queremos, pero no sufrimos por ello, porque es en este punto cuando cesan los miedos y emerge la conciencia de unidad, donde no existen limites para lo que queremos y podemos lograr. El yo observador o conciente solo lo podemos experimentar directamente, no podemos observarlo. No tiene limites, dimensiones o cualidades solo se ES.

    La mayor parte del tiempo estamos atrapados en el pensamiento cotidiano, aquel que cuando trabajamos en cosas concretas nuestra mente vuela hacia otros caminos alejandonos y perdiendonos en imagenes y sensaciones pasadas o creadas a fututo y muchas de ellas nos generan emociones, dependiendo de nuestra historia personal a veces son emociones placenteras y a veceso no son tanto, es en ese momento cuando la mente se ocupa en pensamientos inconexos o fantasiosos, que restringen nuestra precepción a una franja muy limitada de la realidad.

    ¿Podemos realmente vivir en el presente? Yo pienso que si, pero para ello debemos ser concientes de nuestros pensamientos y cuando nos demos cuenta de que empiezan a volar de uno a otro sin razón, es entonces cuando debemos sentarnos y tomar una respiración profunda siendo conscientes de como nuestra respiración nutre de oxigeno a nuestro cuerpo y como ese oxigeno se transfiere a nuestra sangre proporcionando una calida sensación de calor que nos reconforta trayendonos al aqui y el ahora, dejandonos una sensación de paz y tranquilidad. Cuando logramos esto es entonces cuando podemos decir que vivimos en el presente, que somos libres de elegir lo que queremos hacer y que lo que queremos son deseos originados desde nuestra libertad y que al final el camino elegido por nosotros se abre paso a paso sin sufrimiento; en este momento ya no deseamos nada porque todo se DA y SOMOS COMPLETAMENTE FELICES con quienes somos y lo que tenemos.

    Es en este momento cuando estamos tecleando y somos concientes de que afuera es de noche, y una brisa nocturna entra por la ventana llenando nuestros sentidos con esencia de vida, con olor a noche y escuchando un perro a la lejania que ladra por gusto de comunicar que estamos vivos y cuando menos en este momento no estamos dispuestos a dejar de ser concientes de que aqui estamos y todos somos uno, tanto la noche como el dia , tanto el ruido como el silencio y aunque ya no esta ladrando el can, estoy seguro de que el asi como yo estamos comunicando nuestro sentir, AQUI y AHORA.

    Un gran abrazo.

    Arturo Sosa

    Me gusta

    1. Arturo gracias por tu espléndido comentario:

      Tu también asombras a nuestros lectores con tus palabras. Aquí y ahora. Si, pero si el tiempo es relativo, entonces qué significado tiene el presente. Lo que pienso hoy es que quizá a un nivel diferente, pasado, presente y futuro son la misma cosa, todo depende de nuestro punto de vista.

      Un abrazo y un placer compartir contigo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s