Anécdota de Leah Bella Attie

Trabajar para Jacobo tanto años me da la alegre oportunidad de contarles muchisimas anecdotas, asi que ire poco a poco.
Una de las mas interesantes fue cuando nos conto una historia con Pachita, la curandera que realizaba cirugías con cuchillo de monte (les recomiendo leer el libro, “Pachita”).
La primera vez q Pachita dejo a Jacobo entrar en “el quirofano” el cual era una habitacion comun y corriente, ella realizo una operacion, al terminarla le dijo:
–Satura
–Sutura, contesto Jacobo.
–No, Satura, le grito ella.
–Se dice sutura, donde tienes el hilo?
–Satura, le contesto una vez mas. Y tomandolo de las manos se las coloco sobre la herida del paciente y le dijo de nuevo:
–Satura, satura de energia esta zona para q se cierre la herida.
Jacobo puso entonces sus manos sobre la persona q estaba en la cama y lleno de energia la zona…la herida se cerro.

Se pueden imaginar este tipo de historias contadas en el laboratorio de psicofisiologia de la UNAM???
Era verdaderamente un abanico de emociones, mezclando ciencia de vanguardia con estadistica ortodoxa.  Platicas esotericas entre lectura de textos de fisica…
Hoy en dia es mas comun el tema ciencia-espiritu, pero creanme que en 1990, hace 19 años q lo conocí, no era nada comun… A veces Jacobo decia “no hablen muy fuerte, no nos vayan a oír”.

Un comentario en “Anécdota de Leah Bella Attie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s